La república rusa de Tatarstán despidió este miércoles a los nueve fallecidos -siete menores y dos adultos- en el tiroteo que tuvo lugar la víspera en la escuela número 175 de Kazán, y que dejó también 23 heridos, la mayoría de ellos niños.

Las nueve víctimas han recibido sepultura“, informó el servicio de prensa del presidente de Tatarstán, Rustám Minnijánov.

Un exalumno de la escuela mató ayer a tiros a siete alumnos, a una maestra, de 26 años, y a otra empleada del centro educativo.

El autor de la matanza, identificado como Ilnaz Galiáyev, de 19 años, se entregó a la policía después de cometer el asesinato múltiple, que conmocionó a toda Rusia y por cuyas víctimas Tatarstán guarda hoy día de duelo.

Según dijeron en la jefatura de la república, no hubo funeral conjunto sino que cada familia, que recibirá de las autoridades una ayuda económica de un millón de rublos (13 mil 500 dólares), decidió dónde dar el último adiós a su ser querido.

Seis niños heridos continúan en estado grave y muy grave, comunicaron hoy fuentes médicas de Tatarstán.

Al mismo tiempo, ocho víctimas del suceso en Kazán serán trasladadas a Moscú para su tratamiento médico en la capital rusa.

Un avión del Ministerio de Emergencias de Rusia ya se encuentra aquí y en las próximas horas los heridos -cinco niños y tres adultos- serán trasladados a los mejores hospitales de nuestro país“, dijo el líder de Tatarstán, citado por la agencia Interfax.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, demandó ayer “elaborar con urgencia una nueva normativa sobre los tipos de armas que se pueden vender a la población“.

La Defensora de Pueblo, Tatiana Moskalkova, pidió a su vez elevar de 18 a 21 años la edad mínima para poseer armas de fuego, salvo para aquellos que hayan servido en las fuerzas armadas.

Según las autoridades rusas, el atacante recibió el permiso de tenencia de arma de fuego en vísperas de la tragedia: el 28 de abril, lo que le permitió adquirir una escopeta turca Hatsan ESCOTR PS, que se vende en Rusia por 430 dólares.

La Duma o cámara baja de Rusia ya informó de que abordará en primera lectura una ley sobre el endurecimiento de las reglas para la posesión de armas la semana próxima.

En el registro efectuado en la casa del atacante las autoridades hallaron también “componentes de un artefacto explosivo” y literatura religiosa, informó la agencia TASS, citando fuentes policiales.

Los agentes también encontraron “una gran cantidad de cartuchos“, un carné de cazador, tarjetas bancarias y la licencia del atacante para la posesión de armas de fuego.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, confirmó hoy que la actuación de los maestros durante la tragedia merece “la más alta valoración” y es digna de admiración.

Peskov agregó que el asunto sobre la posible condecoración de los pedagogos será analizado más adelante.

El ataque a la escuela de Kazán es el más cruento en un centro educativo ruso desde octubre de 2018, cuando un estudiante de 18 años mató a 20 personas e hirió a más de 40 en un instituto de formación profesional en la península de Crimea, tras lo cual se suicidó.