Las marchas en Colombia, que continúan después de más de dos semanas, claman hoy contra la violencia sexual contra las manifestantes por parte de las fuerzas de seguridad, después de que se denunciaran hasta 16 casos durante estos días de protestas multitudinarias.

Si así son de bonitas todas las manifestantes, dan ganas de gasearlas a todas“, denunció una mujer que le dijo un agente de la Policía durante una de las marchas de estos días.

Además, ayer se conoció el caso de la muerte de una menor de edad, supuestamente por suicidio, después de que denunciara tocamientos y abusos sexuales en una comisaría en la ciudad de Popayán, Cauca.

Con pancartas de “Policía, no me violes” o “Las mujeres no somos botín de guerra” y con gritos contra el patriarcado o los abusos cometidos por las fuerzas de seguridad, dos centenares de personas se congregaron hoy, en una de las protestas convocadas, frente al Comando de Atención Inmediata (CAI), una especie de comisaría, del barrio La Soledad, en Bogotá.

Las mujeres estamos haciendo un plantón para rechazar una vez más -porque no es la primera vez- que la fuerza pública, la Policía y el Esmad (Escuadrón Móvil Antidisturbios) violan a las mujeres, las retienen, las torturan“, alegó en la protesta María Eugenia Ramírez, feminista y activista de Mujeres por la Paz.

Acusaciones de tocamientos

Las mujeres salieron en apoyo de la menor de Popayán que denunció en sus redes sociales que varios policías la agarraron cuando estaba grabando un video en una protesta.

Me bajaron el pantalón y me manosearon hasta el alma“, expresó la menor.

La abuela de la menor denunció que cuando regresó de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) a donde la llevaron, volvió con moretones en el cuerpo y le dijo que la habían manoseado. La menor apareció inconsciente en su casa este jueves, supuestamente tras suicidarse, y la llevaron a un hospital, donde no pudieron reanimarla.

La Policía se defendió este jueves diciendo que los hechos no eran verdad, ya que la joven no estuvo en dependencias policiales porque detectaron que era menor de edad y fue devuelta a su abuela en perfecto estado, como alegó el comandante de la institución en Popayán, general Ricardo Alarcón.

Violación como arma de guerra

La ONG Temblores, que está siguiendo de cerca los abusos policiales cometidos desde el 28 de abril en las protestas de todo el país, denunció, además de 39 homicidios y 2 mil 110 hechos de violencia, 16 casos de violencia sexual y 3 de género.

Sabemos que nosotros estamos teniendo un subregistro simplemente porque no nos alcanza a llegar a toda la información y porque no todas las personas violentadas denuncian“, explicó hoy a Efe la investigadora de esta ONG Emilia Márquez.

Algo muy específico a las protestas de estos días, que es súper importante mencionar, es que muchas veces la violencia sexual está atada a tipos de violencia que inclusive se pueden catalogar como tortura“, señalo Márquez.

Protestas menguadas

Las protestas, que comenzaron el pasado 28 de abril contra la ya extinta reforma fiscal y se han cobrado 42 víctimas mortales (41 civiles y un policía), según lo reportado a la Defensoría del Pueblo, han derivado en un sinfín de peticiones que se podrían resumir en el descontento por las políticas “neoliberales” del gobierno y la brutalidad policial con la que han actuado las fuerzas de seguridad.

El gobierno trata de pedir al Comité Nacional del Paro, que convocó las primeras protestas, que se siente a la mesa de negociación para atajar una de las peores crisis sociales y políticas en la historia del país, pero sigue sin condenar de forma firme los abusos que han cometido las fuerzas de seguridad durante las protestas.