La primera magistrada mexicana de la Corte Penal Internacional (CPI), Socorro Flores Liera, apostó en una entrevista con Efe por aplicar “la perspectiva de género” en el enjuiciamiento de crímenes de guerra y de lesa humanidad.

En muchos de los crímenes de la competencia de la corte, las víctimas son mujeres, son niñas, y son delitos atroces. Ver esto con una perspectiva de mujer tiene siempre un aspecto relevante”, indicó la jueza, que tomó posesión del cargo el pasado marzo y tendrá un mandato de nueve años.

Para Flores, la justicia internacional debe tener en cuenta “las particularidades de cada una de las víctimas. En este sentido, el verlos con los lentes del género enriquece el trabajo de todas las instituciones”.

La jueza proviene del servicio diplomático de su país y ha llegado a un tribunal que ayudó a poner en marcha, pues formó parte de la delegación mexicana que negoció en 1998 el Estatuto de Roma, la carta fundacional de la corte.

Lo ideal es que no hubiera casos, pero desafortunadamente en los conflictos seguimos viendo que se cometen conductas sumamente atroces y lo importante es que no queden impunes”, comentó.