Aunque el Partido Morena volvió a conquistar, en coalición con el Partido Verde (PVEM) y del Trabajo (PT), la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, la nueva composición en el Palacio Legislativo de San Lázaro tras los comicios del domingo complicará en el mejor de los casos al proyecto de la autoproclamada “4t” la aprobación de reformas constitucionales.

Las controversias, críticas a la administración y problemáticas internas le costó al partido 49 escaños. Lo que representaría un escenario diferente al que logró en 2018, cuando, también en alianza, superó desmesuradamente la mitad de la representación del órgano.

Tres años atrás, el 1 de julio del 2018, se llevaron a cabo los comicios electorales en donde Partido Morena no sólo logró la presidencia, también la mayoría de las alcaldías de la Ciudad de México, su gobernanza y gran parte de las Cámaras alta y baja.

Para 2021, si bien el partido guinda y su alianza sigue encabezando la mayoría en San Lázaro, la parte opositora, en específico el Partido Acción Nacional (PAN), también recuperó el terreno que había perdido tres años atrás.

De esa manera, la distribución en la cámara, con base en los últimos resultados del PREP presentados por el mismo López esta mañana, quedó de esta manera:

  • Coalición Morena-PT: 280 curules (198 para Morena, 43 para el Partido Verde y 39 para el PT)
  • Alianza “Va por México”: 220 curules (114 escaños para el PAN; 70 para el PRI; y 13 para el PRD)
  • Movimiento Ciudadano: 23 curules

Sin embargo, en cuanto a las diputaciones de Mayoría Representativa (MR), según el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) Morena ganó 121 curules, mientras que sus aliados PT y PVEM consiguieron 32 y 31 respectivamente, dando así un total de 184 escaños y, con ello, consiguiendo la mayoría simple.