El presidente Andrés López insiste en seguir dividiendo a la ciudadanía al asegurar que la clase media está en contra de su gobierno.

Durante su conferencia de este viernes, el primer mandatario afirmó que no tiene ningún interés de convencerlos de las acciones que lleva a cabo su administración.

Un integrante de clase media, media alta, incluso con licenciatura, con maestría, con doctorado, está muy difícil de convencer, es el lector del Reforma y es para decirle siga usted su camino”, declaró.

López exclamó que su compromiso “es con los pobres de México“, con “las clases más desprotegidas que heredaron los gobiernos neoliberales“.

Calificó a todo aquel que pertenezca a la clase media y alta como muy “egoístas“, que van a la iglesia los domingos y a los templos para confesarse y comulgar todos sus pecados para seguir actuando en detrimento de los demás.

Una vez más, repitió que el pensamiento de los conservadores “es la hipocresía, son clasistas y racistas”.