Amigos y familiares de Kaory Cantarero, mujer trans fallecida en México, pidieron este miércoles que sea repatriada a su país de origen, Honduras, pero el consulado no puede costearlo una vez ya se veló el cuerpo, explicaron a Efe.

Desde el momento que pasa por una funeraria, la repatriación ya no puede ser tomada en cuenta por la Cancillería”, detalló a Efe Miriam Ávalos, portavoz de la embajada de Honduras en México.

Cantarero falleció el pasado martes como consecuencia de sus adicciones y Kenya Cuevas, activista trans, se hizo cargo de los trámites “para que su cuerpo no acabase en una fosa común”.

Por ello, hasta este miércoles estuvieron velándola en una funeraria de la capital mexicana esperando enterrarla el jueves si no conseguían la repatriación.

  • Sin embargo, según explicó la embajada, una vez el cuerpo es trasladado y se contratan servicios funerarios, la Cancillería hondureña ya no puede costear la repatriación.