Al menos tres personas fallecieron esta madrugada en la provincia de Antalya, Turquía, a causa de un incendio sin control que se extiende por la zona desde el miércoles.

El incendio en la ciudad de Manavgat (provincia de Antalya) está bajo control, pero hay otro ahora mismo en el distrito de Akseki, desde anoche“, explicó a los medios el ministro de Agricultura turco, Bekir Pakdemirli.

El ministro destacó que diez personas habían quedado atrapadas cerca de la presa de Oymapinar y que se hacían esfuerzos por evacuarlos, una operación concluida con éxito por la tarde, según señalaron las autoridades locales a Anadolu horas más tarde.

Entre los fallecidos hay un hombre de 82 años que se quedó encerrado en su casa.

Los fuegos, que comenzaron el miércoles, han arrasado decenas de hectáreas de bosques y terrenos agrícolas, causando la muerte de más de mil cabezas de ganado y obligando a evacuar numerosos pueblos y áreas residenciales, detalló Pakdemirli.

En un principio, los incendios estaban localizados en el distrito de Manavgat en Antalya, pero se fueron expandiendo a otras regiones y ahora afectan a otras seis provincias, todas situadas en la franja meridional de Turquía, costera del Mediterráneo: Aydin y Mugla al oeste de Antalya, y Mersin, Adana, Osmaniye y Kayseri al este.

Desde ayer se han registrado 53 focos de los que 36 ya están bajo control, dijo Pakdemirli, prometiendo que el Gobierno investigaría las causas de los incendios.

Algunos diarios turcos nacionalistas han especulado con un eventual sabotaje que explicaría el alto número de fuegos simultáneos, pero no hay confirmación oficial sobre este extremo.

Las autoridades han desplegado a más de 4 mil efectivos, tres aviones, 38 helicópteros y 476 camiones cisterna para controlar los incendios, pero los fuertes vientos en la región dificultan las tareas.