Los incendios que esta semana devastan el sur y oeste de Turquía ya se han cobrado ocho víctimas mortales, además de destruir grandes extensiones agrícolas, viviendas y granjas y obligar a la evacuación de aldeas y hoteles, han indicado este domingo las autoridades turcas.

El municipio más afectado es Manavgat, en la costa mediterránea, a unos 60 kilómetros al este de Antalya, capital provincial de esta zona turística, donde el fuego sigue fuera de control desde el miércoles.

En el incendio de Manavgat hemos perdido siete vidas, dos de ellos recientes. De las 507 personas afectadas por el fuego, 497 han sido dadas de alta y 10 siguen bajo tratamiento”, indicó hoy en su cuenta en Twitter el ministro de Salud turco, Fahrettin Koca.

Los bomberos descubrieron este domingo los cuerpos sin vida de un hombre turco y su esposa alemana, en el olivar cerca de su casa rural, que había sido pasto de las llamas.

  • Ayer se encontraron los cadáveres de dos bomberos que fueron atrapados en su vehículo el viernes, y que se sumaban a las tres víctimas mortales registradas el jueves.