Luego del atentado en Salamanca, Guanajuato, que dejó un saldo de dos personas muertas y un número no determinado de heridos, el presidente Andrés López manifestó que se debe de castigar a los responsables, que no haya impunidad y afirmó que es probable que la Fiscalía General de la República (FGR) atraiga el caso, aunque pidió no politizar el hecho.

En las instalaciones de la 28 Zona Militar de Oaxaca, el mandatario señaló que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ha informado que en Guanajuato, más que en otras entidades, grupos crimínales han comenzado a utilizar explosivos para cometer crímenes y tratar de crear terror y miedo en la población.

Les enviamos a sus familiares, a sus amigos, nuestras condolencias, se están haciendo ya las investigaciones, es probable que la Fiscalía General de la República atraiga el caso por tratarse el uso de explosivos y se va a investigar.

No quisiera entrar en el terreno de la especulación, vamos primero a conocer más sobre el caso, investigarlo, desde luego, castigar a los responsables, que no haya impunidad. Tenemos el antecedente, esto lo ha identificado la Sedena se ha informado de que en el estado de Guanajuato más que en otras partes de un tiempo a la fecha han empezado a utilizar explosivos, para cometer crímenes y tratar de crear terror, miedo, se va colaborar con la Fiscalía, si así deciden en atraer el caso y trasladarlo al ámbito federal y se va a actuar.

No quiero que se politice el asunto, es delicado, y lo mejor es hacer la investigación”, dijo.

Cuestionado sobre si el ataque fue realizado por la extorsión y derecho de piso que exigen grupos criminales a empresarios en la región, Andrés afirmó que no se sabe, por lo que pidió esperar a lo que arrojen las investigaciones y conocer si lo atrae la FGR.

No se sabe, no está clarificado. Yo creo que pronto vamos a tener más información de lo sucedido y vamos a ver si la Fiscalía decide atraer el caso o no, si se mantiene la investigación en Guanajuato”, respondió.

Acompañado por el gobernador Alejandro Murat, López manifestó que los fallecidos eran gente de trabajo y “aún teniendo (el negocio) nombre de bar es un restaurant familiar, visitado por mucha gente en una calle de Salamanca. Entonces vamos a esperar“.