Haití aseguró este jueves que Estados Unidos ha deportado a 1.314 migrantes de su país de entre aquellos que se encuentran en la frontera de esta última nación con México, situación cuyo más reciente resultado ha sido la dimisión del enviado especial estadounidense para Haití, Daniel Foote.

Se trata de compatriotas que se encontraban en su mayoría en países como Chile, Brasil y Panamá y que intentaban ingresar a Estados Unidos. Cuando llegaron a la frontera mexicano-estadounidense, lamentablemente iban a pasar varios días bajo el puente”, dijo en rueda de prensa el coordinador de la Oficina Nacional de Migración (ONM) haitiana, Negot Bonheur Delva.

Desgraciadamente, hasta el día de hoy el Estado haitiano no permite que la ONM tenga un presupuesto propio para poder reaccionar”, dijo, y añadió que al país llegarán “muchos más” migrantes en los próximos días.

Aseguró que su institución está reforzando la estructura de seguimiento para trabajar con los deportados para su reintegración.

La Organización Internacional para las Migraciones entrega 10.000 gourdes (moneda local) a los migrantes, además de alimentos y kits de higiene. No es la ONM quien lo hace porque el Estado no desembolsa dinero para ello”, dijo Bonheur Delva.