Una niña estuvo apunto de resultar ahorcada con una cuerda mientras se divertía en unos juegos infantiles, todo por una accidente fortuito provocado por otro niño.

Anastasia Kovatyova, una mujer de 32 años de Krasnoyarsk, Rusia, grababa con su celular a su hija, Ksenia de 3 años, mientras se divertía en una de las resbaladillas.

Así, mientras la nena sube a la parte alta por unos peldaños, un niño más grande se estaba colgando de una cuerda que se utiliza para escalar a la parte alta de dicho juego; sin embargo, al momento de que la niña se desliza, el otro niño suelta la cuerda y esta actúa como una especie de látigo enredándose en el cuello de la niña, quien quedó por colgando sin poder respirar por algunos segundos.

La mujer dejó de grabar de inmediato y corrió para auxiliar a su hija, quien sufrió algunas lesiones en su cuello y en el pecho, lesiones que no pasaron del susto.

Anastasia terminó por demandar al parque de diversiones, no solo por el riesgo mortal que corrió su hija, sino también por el trato del personal, quien la tildó de «loca», por sus naturales reacciones de angustia.