Luego de que cientos de vecinos de Zimapán dieron el último adiós al activista Salvador García, quien fuera el principal opositor contra la instalación de la criminal planta de confinamiento de desechos tóxicos de la empresa española Abengoa-Befesa, el diputado por Morena, Víctor Guerrero Trejo, anunció que propondrá que la medalla Miguel Hidalgo y Costilla le sea entregada post mortem al finado luchador social.

Salvador García falleció de un repentino ataque al corazón la mañana del sábado, quien fue sepultado la tarde del domingo en el panteón de Santiago, en la localidad Plutarco Elías Calles del municipio de Zimapán.

Al término de la misa de cuerpo presente en la iglesia de San Juan Bautista del centro de Zimapán, el féretro con los restos de Salvador García fue llevado al panteón de Santiago en una carroza fúnebre que fue acompañada por una procesión de cientos de personas que la seguían a pie.

Algunos llevaban cartulinas con leyendas de agradecimiento a Salvador García por haber encabezado el movimiento social que además de evitar el depósito de desechos tóxicos, logró que por primera vez en la historia del municipio el pueblo zimapense se uniera en una causa común: la defensa del medio ambiente.

¡Es un honor, estar con Salvador!” Fue la consigna que los activistas que acompañaron a “Don Chava” hasta su última morada gritaron durante la procesión.

La familia recordó que hace dos semanas, el primero de diciembre, fue día de fiesta en casa de don Salvador por la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República, ya que consideró, con una sonrisa de felicidad y agradeciendo a Dios, que por fin el país tiene un mandatario que lucha y trabaja por el bienestar del pueblo.

Víctor Guerrero Trejo, diputado local por Morena por el distrito 01 de Zimapán, destacó que a diferencia de otras personas que inicialmente apoyaron la lucha contra el confinamiento pero que al final se corrompieron, don Salvador García mantuvo intactos sus ideales, viviendo modestamente de su trabajo como abogado litigante ya que nunca aceptó sobornos ni ofrecimientos de cargos públicos ofrecidos por quienes tenían interés de que se instalará la planta de confinamiento.

No vendió la lucha y logró que la planta de confinamiento fuera definitivamente clausurada en 2012“.

Por ello, Guerrero Trejo planteó que el próximo martes solicitará ante la tribuna de la 64 Legislatura local que el próximo año, la medalla Miguel Hidalgo y Costilla sea otorgada post mortem a Salvador García.

Además, propuso que en el kiosko del centro de Zimapán, que fue el lugar de reunión y de movilizaciones contra la planta confinadora de desechos tóxicos, sea colocada una placa conmemorativa en su recuerdo.