El zaguero de los Tuzos, Raúl “El Dedos” López, compartió que tras el largo receso, el equipo tiene muchas ganas de jugar, pero no se confían de su próximo rival, los Bravos de Ciudad Juárez, que bajo el mando del ex tuzo Gabriel Caballero, vendrán a hacer su partido porque tienen hambre de crecer.

Sobre el receso que han tenido, dijo que a nadie le gusta tener un receso tan largo como lo ha tenido Pachuca, “tenemos ganas de que ya sea el próximo sábado contra Juárez, es un rival fuerte, que aunque no va bien en la tabla, es un rival que tiene hambre de crecer”.

Consideró que va a ser importante tener cuidado con el equipo fronterizo, y se deben de ocupar de su equipo que es muy ofensivo y mantener el cero atrás en casa.

López se siente contento, pues viene de una lesión, por lo que trabaja en lo físico y más en la intensidad, que es lo que caracteriza al equipo.

Sobretodo aquí en casa, que seamos intensos los 90 minutos, entonces vino bien, contento de regresar de la lesión y esperando un triunfo contra Juárez, que llegando a 21 puntos nos acerca a los primeros cuatro puestos”.

Consideró que sus próximos encuentros van a ser importantes, pensando en entrar a la liguilla, pues enfrentarán a Monterrey, uno de los equipos con la plantilla más cara del torneo, además de Toluca, que es un equipo experimentado, que en su casa es muy difícil.

Con Juárez no hay que confiarnos acá en casa, que son equipos que vienen a hacer sus partidos acá, ya lo vimos con San Luis, se nos dificulta un poco cuando se nos cierran acá atrás, por lo que va a ser importante tratar de mejorar eso”.

López reconoció que buscan seguir con la seguidilla de partidos ganados, para continuar con esa senda.

Consideró que la mejoría de las últimas fechas se debe a que hubo mucha confianza del grupo, pues todos hicieron su parte en la cancha, “confiamos en nuestros compañeros y creo que esa fue la clave, el estar unidos, el trabajar fuerte y creo que fuimos mejorando partido a partido en esta fecha”.

 

COMPARTIR