Sin alcanzar cifras significativamente altas, el pasado Bun Fin, que tuvo lugar del 15 al 18 del pasado mes de noviembre, finalmente consiguió rebasar las expectativas y dar una gran lección al comercio: el consumidor ya no se deja deslumbrar por cifras de descuentos del 30, 40 por ciento y busca aquellos artículos que le resultan prioritarios.

Para el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Pachuca –con los 63 municipios del estado en los que tiene jurisdicción-, Sergio Trujillo Monroy, esta “fiesta de las ofertas” tuvo, finalmente, un Buen Fin.

Las ventas se elevaron 4.5 por ciento, un punto porcentual por encima de lo que teníamos estimado”, asegura, e informa que el monto alcanzado fue de “887 millones de pesos, 36 millones de pesos más que las ventas que tuvimos en 2018.”

Este porcentaje se ubicó, sin embargo, por debajo del 5 por ciento alcanzado por el comercio en general de todo el país, de acuerdo a la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio (Concanaco).

También el 4.5 por ciento fue inferior en varios puntos porcentuales con el alza alcanzada en este evento en sus años anteriores, cuando se habló de 30, 40 por ciento.

Comenzó mal pero se fue recuperando: Trujillo Monrroy

El Buen Fin 2019 no tuvo buen comienzo, no sólo en Hidalgo sino en todo el país, reconoció en su visita a Pachuca el presidente de la Concanaco, José Manuel López Campos, quien previamente recorrió casi todo el país buscando estimular la participación de este sector.

Había en el comercio un desánimo generalizado derivado de una caída en las ventas a lo largo del año, con ligeros repuntes en fechas de gran consumo, como el regreso a clases,
Tan sólo en 2918, El Buen Fin generó un repunte en las ventas del 7 por ciento.

“Hubiéramos deseado por lo menos poder alcanzar la misma cifra.”

Un desaliento que se reflejó en el número de establecimientos comerciales participantes, lo que llevo a la Concanaco a ampliar tres días más el plazo de registro. En Hidalgo, al final, participaron 845 establecimientos comerciales, 138 establecimientos menos que en 2018, cuando lo hicieron un total de 983 comercios.

Televisores planos y aparatos electrónicos, lo más comprado

Sergio Trujillo no duda al ser cuestionado sobre qué artículos tuvieron la mayor demanda en El Buen Fin de este año: “televisores, electrónicos, celulares, equipo de cómputo, además de calzado y ropa para toda las familia.”

Para el empresario, “al final la población se animó y salió a las calles buscando ofertas.”
La respuesta de los establecimientos comerciales fue la de ofrecer descuentos, en promedio, de entre 10 y 30 por ciento, “no pudimos más”. Subraya que se trató de “ofertas reales, como pudo verificar la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Palomeado el comercio por la Profeco

Un tinte de orgullo se percibe en la voz del representante del gran, mediano y pequeño comercio, al informar que a la fecha, ningún comerciante de Pachuca, Tulancingo, Tula y Tizayuca ha sido multado por la Profeco por incumplimientos durante la jornada comercial.

De que hubo quien se quejara, no lo dudamos, pero quejas menores, principalmente por las filas, por los tiempos de espera para ser atendidos, pues no nos gusta mucho esperar, pero nada relacionado con precios y promociones”, afirma.

Fue un Buen Fin seguro; gracias a las autoridades

En Pachuca y las principales ciudades de Hidalgo El Buen Fin transcurrió con seguridad, sin hechos delictivos que ensombrecieran la jornada.

Tuvimos mucha seguridad pública, mucha presencia policiaca, patrullas estacionadas a las entradas de los centros comerciales, rondines en el centro histórico, la gente se veía segura, tranquila, sin preocupaciones en este sentido”, afirmó el comerciante, quien agradeció el apoyo de las corporaciones policiales.

El Buen Fin 2019, una lección para todos

Sergio Trujillo no duda en responder que la jornada este año arrojó importantes experiencias al comercio y los servicios.

Tenemos que prepararnos con más antelación, involucrarnos, promocionarnos con más tiempo, hacer campañas de promoción en redes sociales, analizar mejor las ofertas que estamos en condiciones de dar y mecanismos para competir mejor. Y sobre todo, estar unidos, organizarnos entre nosotros para fortalecer a nuestro sector.”

Pero también, añade, “exigir al gobierno federal que nos apoye con programas de capacitación, de financiamiento con tasas de interés bajas, que no tuvimos este año.”
El comercio, recuerda Trujillo Monroy, “somos el detonante de la economía del país, el espejo en que ésta se refleja; si la economía repunta, se elevan las ventas; si se estanca o hay incertidumbre, la gente no gasta.”

Recuerda además que “somos los empresarios formales los que pagamos los impuestos con los que el gobierno federal puede pagar sus programas sociales; si no vendemos no hay impuestos, así de simple.”

COMPARTIR