En los últimos años los delitos cometidos en contra de la mujer han incrementado de manera exponencial, esto desde la entrada en vigor de Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, que es cuando se logró medir los delitos de género. Dicha ley entró en vigor en el año 2007.

Esta se creó por la influencia ejercida a través de las diferentes asociaciones que velan por los derechos a favor de la protección y justicia de las mujeres y que venían haciendo una labor de presión a los tres poderes de gobierno, y no es que antes no se cometieran delitos en contra de las mujeres sino que no existían leyes que los sancionaran, por ello las asociaciones venían exigiendo se castigara con mayor severidad los delitos cometidos en contra de las mujeres, y en el caso específico del estado de Hidalgo, en los últimos años, siendo el caso del año 2010 a 2018, 167,393 mujeres fueron víctimas de algún delito, esto según datos del INEGI.

Es por ello que no solo basta conmemorar un día para la eliminación de la violencia contra la mujer, falta que la sociedad se sume a la lucha por erradicar la violencia hacia las mujeres, como es el ejemplo del sector empresarial que viene haciendo la difusión de ingresar a los comercios en caso de que se sientan en peligro o amenazadas.

Ejemplos como este deben ser adoptados por la sociedad en general porque solo unidos se podrá erradicar la violencia de género, obviamente con la corresponsabilidad de los gobiernos en sus niveles municipal, estatal y federal para que no se repitan casos indignantes como el reciente feminicidio de Abril Pérez Sagaón, donde se vio claramente expuesta la impunidad y la negligencia de las instituciones de procuración de justicia y los jueces que se vieron involucrados en el caso donde quedó claro que no fueron previstas las medidas de protección que garantizaran la integridad física de la víctima ante un deficiente proceso donde, en un principio, se inició una carpeta de investigación por feminicidio en grado de tentativa que a la postre fue reclasificado por violencia familiar y lesiones; esto último porque un magistrado lo ordenó y dado que el delito de violencia familiar y lesiones no son delitos que ameriten prisión preventiva oficiosa, el imputado obtuvo su libertad justo dos semanas antes de que se cometiera el crimen que pone en duda el actuar de los encargados de velar e impartir justicia

Ahora algunos legisladores toman partido de este caso para presentar modificaciones a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, pero siempre tienen que ser expuestos casos como el de Abril Pérez para movilizar a las autoridades e investigar a fondo el actuar de los involucrados, por ello la ciudadanía no cree en la justicia al ver la posibilidad de impunidad y en algunos casos la corrupción que solo concibe la incertidumbre de saber si se hará justicia, y mientras no se castigue de manera ejemplar a quienes sean responsables de generar impunidad, la ciudadanía seguirá siendo omisa en denunciar los delitos de género.

Necesitamos un llamado a los tres poderes de gobierno para que se enfoquen, primero, en recuperar la confianza por las instituciones encargadas de impartir justicia, que se vean fortalecidas con personal capacitado y profesional; segundo, crear leyes con estudio de fondo para garantizar la protección de las víctimas y que estén seguras de que se hará justicia, y por último, una coordinación entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial, que son los principales representantes del sistema de justicia, no haciendo menos al Poder Legislativo que su tarea será de presentar iniciativas y modificaciones a las leyes que verdaderamente funcionen a los tiempos que se viven en el país, porque hay entidades donde son un foco rojo en el tema de la violencia en contra de las mujeres y donde no se ve que disminuyan los indicadores.

Por eso el tomar con seriedad el problema si verdaderamente se quiere acabar con la violencia de género, seamos partícipes y no solo espectadores en el tema, para que casos como el citado anteriormente de Abril Pérez queden como estándar a lo que no debe volver a pasar jamás en nuestro país.

* Responsable de promoción y difusión de la CDHEH

 

Lic. Miriam García Rangel

FOTOEspecial
COMPARTIR