Por enésima ocasión, vecinos de la zona de fraccionamientos asentados en los límites de Pachuca y Zempoala tuvieron que soportar las inundaciones que les causó la granizada y tromba que cayó el día de ayer en Pachuca y su zona metropolitana.

Otra vez los vecinos de varias privadas de Santa Matilde vivieron la pesadilla de ver entrar el agua a sus casas, aguas negras que proceden del canal que corre por la parte de atrás de Santa Matilde y San Alfonso, el cual colinda con campos de cultivo, con el consecuente temor de los colonos contraer infecciones por esas anegaciones.

A eso de las 16:00 horas, en la zona metropolitana de Pachuca comenzó un fuerte chubasco, que se convirtió en una fuerte granizada con trozos más grandes que canicas, lo que tras el temporal cubrió de blanco las calles de Santa Matilde y San Marcos, e hizo las delicias de los pequeños que hicieron muñecos de granizo.

Pero fue tal la cantidad de agua que cayó al sur de Pachuca, en una zona que se sabe es inundable, que comenzó a bajar fuertemente el agua desbordando el canal que pasa enseguida de Avenida Ferrocarril Hidalgo, lo que fue a parar a las casas de varias privadas de Santa Matilde que están cerca del canal referido.

Pero además, el agua ingresó e inundó áreas de la Plaza Explanada Pachuca, cuyo estacionamiento se vio inundado, que por la fuerte granizada se cayeron plafones al interior del centro comercial y además se inundó la zona que media entre los cines y la pista de hielo.

Como sucede siempre, el agua que baja de la colonia Matilde, ubicada del lado del cerro, hizo de las calles de Lindavista y de la avenida que baja hacia Real Toledo auténticos ríos, por lo que el Aurrerá de Santa Matilde se inundó su estacionamiento, al igual que la avenida San Marcos, que se volvió un caos vial por tanta agua que se acumula en la zona.
También se inundó la propia avenida Ferrocarril Hidalgo, cuyo pavimento en cada lluvia se destruye para enojo de los vecinos.

El agua también invadió el bulevar Felipe Ángeles, como siempre, a la altura de San Antonio, y como recientemente ocurre, a la altura de Explanada Pachuca, lo que desquició la vialidad en toda la zona, con filas de autos hasta el Juan C. Doria.

A pesar de que se había hecho un dren para evitar que se inundara Explanada Pachuca y las calles de esa zona de fraccionamientos y el propio bulevar Felipe Ángeles, la realidad es que otra vez se vio rebasado el sistema pluvial. Lo mismo sucedió con el canal, el cual no se dio abasto con tanta agua, a pesar de que vecinos de Santa Matilde reiteradamente han pedido trabajos para evitar estas inundaciones que son reiteradas, pues se les ha comentado que una planta tratadora iba a resolver el problema, pero no ha sido suficiente y siguen inundándose y exponiendo su patrimonio y salud.

COMPARTIR