Al analizar el robo de combustible, fenómeno que ha crecido en los últimos años, se encontrarán problemas de otro tipo como robo, corrupción, falta de trabajo, desintegración familiar, entre otros.

Así lo delineó Jorge Atilano González Candia, coordinador del libro “Reconstrucción del Tejido Social: Una apuesta por la paz”, al presentar la novena temporada Diálogos con la Realidad de la Universidad Iberoamericana de Puebla.

Ahí dijo que al tener un espacio delimitado con el robo de gasolina, las autoridades y sociedad se enfocan sólo en eso, pero en realidad se encontrarán problemas de otro tipo, y lo que se tendría que hacer ahí es una respuesta más sistémica.

“Sentaría al presidente municipal, actores policiacos, económicos, iglesia, maestros y ayudar y ver qué esta pasando; el robo sólo es la punta del Iceberg de un problema social que tenemos y eso es un síntoma de toda una fragmentación social que estamos viendo en la región y en el país”, advirtió.

Dijo que todos los sectores se tendrían que poner de acuerdo y plantear una respuesta sistémica y atender de raíz el problema, de lo contrario –subrayó- surgirán nuevos mecanismos de robos o violencia de otro tipo.

El académico puntualizó que las instituciones viven una crisis y las autoridades están rebasadas por la situación de delincuencia que se vive actualmente, debido a que la función pública tiene un problema epistemológico para entender lo que está pasando en nuestra sociedad, pues hay un pragmatismo político que hace ver la solución de los problemas con ganancias políticas.

“Eso no permite que se atiendan las cosas desde el origen del problema, sino que pretenden resolverlos con base en intereses minoritarios”, agregó.

González Candia señaló que la responsabilidad es de las autoridades pero también de las instituciones educativas, del sector empresarial y de cada uno de los integrantes de la sociedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here