Eyerim Espinosa, durante campaña enalteció valores como la honradez y la cercanía. En lo mítines se tomaba su tiempo para saludar y conversar con la población.

Ofrecía su número celular y contestaba inmediatamente cuando un mensaje de apoyo o una solicitud de futura gestión recibía por medio de sus redes sociales y mensajes de texto.

El día de su toma de protesta como edil de Tepeyahualco, a más de uno le llamó poderosamente la atención que sus mensajes de felicitación y buenos deseos fueron recibidos por el joven edil, pero nunca mas contestados; ya ya ni hablar de las peticiones.

Y entonces hasta a sus más cercanos, a los que antes se dirigía como “mis amigos”, les pidió que se dirigieran a él como “el presidente” o “el arquitecto”… nunca más Eyerim, porque las institucionalidad y los formalismos eran importantes.

En todos sus actos de gobierno, para presumir en redes, podía ser amable, pero una vez culminado, volvía a su “ladrillo”.

Se terminó el “muchacho amable” que la población alguna vez conoció.

*

Mario de la Rosa inspiraba en los habitantes de Amozoc confianza por sus creencias religiosas.

Era y sigue siendo un miembro muy activo de la Iglesia de la Luz del Mundo.

Ayudaba de repente a quienes lo buscaban (estaba en campaña electoral) a cambio de que la gente lo difundiera.

Era todo un fariseo de la era moderna.

Cuando logró ganar la elección de 2018, el edil electo perdió la dimensión de la realidad, primero creyendo que por sí mismo había obtenido la gran mayoría de votos y no por el efecto López Obrador y luego porque supo que era momento de llenarse los bolsillos.

*

En los últimos días se han registrado en Puebla diversos movilizaciones encabezadas por ciudadanos quienes protestan por diversos motivos.

Cierran carreteras a veces de forma pacífica y otras quemando llantas; vandalizan oficinas, queman vehículos oficiales, retienen a las autoridades.

Todos estos métodos nunca son los mejores porque soy partidario de resolver los conflictos mediante el dialogo que a través de “sombrerazos”.

En algunos casos, se trata de razones legitimas de interés colectivo que ponen de manifiesto el descontento sobre las acciones de gobierno o bien, contra las irregularidades que llegan a cometer sus autoridades, la cuales en el pasado eran toleradas pero que en la actualidad, son duramente condenadas.

Son los municipios los eslabones de gobierno mas importantes, porque son los más cercanos a la sociedad para atender sus demandas e implementar políticas públicas. Los brotes de manifestaciones que en algunos casos derivan en actos vandálicos son resultado del “cansancio social” a los malos gobiernos de los ediles.

Tenemos el caso también de Zacatepec, en la región de Huejotzingo, donde la autoridad intentó solapar, sin consultar a la población, un proyecto al que acusan de generar un desastre medioambiental que podría enfermar y matar a sus familias.

*

Y así un sinnúmero de casos que podemos desglosar pero que comienzan a ser cada vez mas recurrentes.

Hay muchas similitudes en el perfil de los presidentes municipales quienes terminan confrontados con sus gobernados:

Todos intentan ser los nuevos “Varguitas” de la política gubernamental.

Todos creen que sus gobernados son tontos e ignorantes; los menosprecian. Creen que con las migajas basta.

Todos terminan ahogando su dignidad en los mares del dinero, producto de la corrupción.

Pero hoy, todos son enfrentados por sus propios paisanos.

No falta aquel pseudo líder que quiere sacar provecho, como ya en Alchichica se ha dejado de manifiesto con aquel que recibió de Granjas Carroll una camioneta y que ahora, no puede explicar cómo pretende ser un opositor a la creación de una nueva granja, la cual acusan, podría ocasionar graves daños ambientales.

Por lo pronto, lo importante es entrever que la frase de ¡Te tocó la ley de Herodes, o te chingas o te jodes! esta siendo arrebatada por el pueblo.

@AlbertoRuedaE

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre