Ante la resistencia de dueños de bares y cantinas de cerrarlos por la contingencia, el gobierno estatal comenzará a aplicar las multas establecidas en el decreto emitido en marzo por el coronavirus covid-19.

La autoridad advirtió que se harán recorridos para supervisar que estos lugares cumplan la medida. De no ser así, serán sancionados con 30 días de prisión o una multa desde mil 737 a 86 mil 880 pesos.

El retiro de la licencia de funcionamiento también se encuentra dentro de las sanciones para los negocios que se nieguen a acatar la disposición gubernamental, la cual fue publicada en el Periódico Oficial del Estado.

Los operativos y revisiones están a cargo de la Secretaría de Seguridad Pública y de la Secretaría de Salud.

Los lineamentos para la suspensión temporal son para salas de cine, teatro, auditorios, gimnasios, centros deportivos y sociales, baños públicos, así como clubes de servicio, sociales y deportivos, casinos, centros nocturnos, bares, discotecas, cabarets, esparcimiento, exhibiciones, salones de fiesta, auditorios, piscinas, estadios y zoológicos.

Además, se deberán evitar, en la medida de lo posible, concentraciones de más de 100 personas en un lugar en el mismo momento; quedan cancelados eventos masivos: turísticos, culturales, deportivos, religiosos y sociales que congreguen público.

En tanto que a negocios particulares se les pide limitar su capacidad a un 50 por ciento para permanecer abiertos si así lo desean de acuerdo al comportamiento de la pandemia, garantizando la distancia de 1.5 metros que recomienda el sector salud.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre