Abigail Baez Madrigal

Los fenómenos sociales son de naturaleza multifactorial, se analizan con lógica interdisciplinaria; en este punto entra la seguridad ciudadana. La seguridad ciudadana se reconoce como un bien común que es indispensable para el Desarrollo Humano y el libre ejercicio de los derechos y garantías en nuestro estado; implica articular a todos los individuos con las instituciones a fin de avanzar hacia los construcción de un objetivo, un ejemplo de estos actores sociales son los medios de comunicación que deben sumarse a este ejercicio de ciudadanía implementando en sus colaboradores educación y profesionalización para ejercer su labor sin afectar los derechos humanos ni replicar ideas de desigualdad.

Esto se articula a las propuestas académicas creando ideologías, teorías y preceptos que suman a la construcción de un mejor tejido comunitario, asimismo, la Academia requiere recursos públicos y privados para desarrollar sus investigaciones; esta articulación es una muestra de seguridad ciudadana.

En este momento histórico para la humanidad economistas, analistas geopolíticos, filósofos, sociólogos están enfocados en crear y proponer herramientas que nos ayuden a asumir la “nueva normalidad”, todo esto requiere espacios y recursos donde la ciencia social y las ciencias exactas puedan innovar hacia el bien común.

El actor más fuerte en la gobernanza, por el poder administrativo e investidura de ejecución, es el gobierno, garantiza que todas las áreas estén desarrollando lo conducente al generar certeza para enfrentar lo inminente.

En todo esto el ciudadano es parte, sin la participación de todos los individuos la resiliencia social no es posible, entonces nos sumamos desde nuestra individualidad, estando informados.

La forma en que un ciudadano se adhiera al ejercicio colectivo está condicionada por el estilo de crianza, la educación formal, no formal, e informal y muy importante a qué está expuesto en la oferta informativa.

El uso de las instituciones para regular la conducta social en favor del bien común no debe generar suspicacia, la situación actual exige adaptación casi inmediata a nuevas formas de vida social.

Se asume difícil si seguimos en el modelo antiguo de un eje rector lineal, de un gobierno paternalista, bajo ese modelo si es casi imposible, afortunadamente ese modelo tiene menos fuerza y toma mayor relevancia el modelo transversal.

Hemos visto que promover directrices de higiene está teniendo un impacto importante, esto evidencia que son las intuiciones y a partir de ellas que se fomenta la participación ciudadana.
Para formar individuos que se interesen por ejercer su ciudadanía debemos atender las causas que les impiden participar. La violencia es un factor limitante, por esto es necesario regular la oferta de violencia en plataformas digitales, al permitirlo estamos apostando a que los individuos normalicen los asesinatos, la agresión física, la violencia sexual, le damos más potencia a las ideas destructivas; hoy los niños y niñas están expuestos a lenguaje e imágenes de alto contenido violento, en este contexto llegarán a la adolescencia operando con menos empatía y menos sensibilidad ante el sufrimiento del otro.

Es de libre albedrio lo que busco en internet si y también cierto es que la oferta de violencia es excesiva, podríamos cuestionar si tanta exposición a esto determina qué elijo ver.
La violencia estructural nos sitúa en una realidad donde la otredad es desechable y las consecuencias ya son tangibles si damos cuenta del número de adolescentes involucrados en actos violentos.

Un tejido institucional con perspectiva de infancia y de igualdad, más cercano a la ciencia, constituye un puente de comunicación con la ciudadanía para difundir ideas de colaboración que resultará en conductas sociales mejor dirigidas, la persona expuesta a ideas científicas e igualitarias puede optar por una mejor toma de decisiones en su día a día.

Es una tendencia en los gobiernos atender prioritariamente tres aspectos relacionados a la violencia, el delito común, la delincuencia organizada y el narcotráfico; aumentando el número de patrullas, la incorporación de tecnologías, reducción en tiempos de respuesta, entre otras acciones; lo que ha mejorado la incidencia delictiva pero aun sin resultados contundentes pues falta sumar a toda la sociedad activamente en el combate a estos fenómenos destructivos. Para lo cual debemos incorporar un discurso personal con empatía que nos permita colaborar en la mejora colectiva.

Las acciones gubernamentales encuentran mayor efectividad cuando existe participación ciudadana, lograr que cada individuo se motive a la resiliencia social deberá contemplar la atención institucional de factores importantes como la detención de la violencia familiar y la seguridad económica, es comprensible que los individuos en estas circunstancias tienen como prioridad su urgente necesidad y no el ejercicio de colectividad.

Todas las instituciones poseen acciones de fomento a la educación difundiendo ideas de participación, por ejemplo, la Fepade en su oficina estatal recrea un proceso electoral con niños y niñas en las escuelas, esto incorpora a su constructo mental los Derechos Civiles y Políticos generando en ellos un futuro adulto con ideas participativas e incluyentes.

Quienes lo han presenciado observan como estos pequeños sujetos de derecho cuestionan las propuestas y optan por elegir la más comunitaria; la Semarnat que gestiona los recursos naturales difunde entre los infantes ideas de amabilidad con el ambiente, en el futuro no talarán un árbol porque “estorba” o porque “genera basura”, las ideas medievales implantadas en la crianza tendrán menos potencia, los más resilientes se sumarán siendo adultos a las acciones que favorezcan la preservación de árboles urbanos. Así es el efecto poderoso de las instituciones en la mente colectiva.

Con educación y fomento de la información generamos mejores ciudadanos, apuntalamos el ejercicio de la gobernanza. La resiliencia social nos convoca a tomar parte, desde el uso de nuestros espacios de interacción personal para difundir ideas de paz, acciones de solidaridad e institucionales; esto eleva la gobernabilidad creando mejoras en la seguridad personal.
No es utópico, es posible. Cuestionemos las ideas que nos tienen y hagamos comunidad.

Twitter: @AbigailBaezMdgl

FOTOEspecial
COMPARTIR

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre