El ex dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Lorenzo Rivera Sosas confirmó su interés de ser de nueva cuenta representante de su partido en el estado.

A pesar de haber dejado la dirigencia en medio de acusaciones de un mal trabajo, Rivera Sosa confió que cuenta con la experiencia necesaria para ser elegido, ya que ha sido diputad local y federal así como dirigente de su partido.

Rivera Sosa aseguró que a pesar de las críticas, en su periodo como líder estatal lograron ganar las cinco presidencias municipales que estuvieron en juego en la elección extraordinaria 2018 y en el caso de la gubernatura “quintuplicaron” el porcentaje de votación estimado.

“Tengo confianza en el dirigente nacional, Alejandro Moreno, y en el delegado Américo Zúñiga en donde ellos tienen el diagnóstico real de lo que se tiene que hacer en Puebla y confío que van a decidir por la mejor dirigencia y desde luego que estaré sumado”.

El priista manifestó que hay confianza de que no existe un acuerdo a nivel nacional para designar a Néstor Camarillo como el nuevo dirigente, pues son incluyentes.

Por lo tanto, dijo estar seguro que no hay todavía una definición, pues se realizará un análisis más profundo, por lo que dijo que espera sea electo para demostrarles de qué estamos hechos los priístas.

Rivera Sosa sentenció que adoptará una postura institucional con la decisión que tome el Comité Ejecutivo Nacional pero reiteró que por experiencia y resultados, como candidato así como dirigente,  su perfil es el más conveniente para encabezar al PRI en Puebla.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here