El Frente Puebla con Árboles surge en julio de 2016 como protesta ciudadana ante el proyecto “Ciclovía Hermanos Serdán” que tuvo una longitud de 7.6 kilómetros y un costo de 271.3 millones de pesos, convirtiéndola en la más cara del sexenio morenovallista y del país; el objetivo era salvar más de 900 árboles que serían talados al montarla en las laterales del Boulevard Hermanos Serdán. En el segundo sábado de marcha el entonces Gobernador anunció la modificación del proyecto y solo se montó sobre el camellón salvando a más de 700 árboles; en el mismo periodo se llevaron a cabo acciones de defensa por los 10 mil árboles que este gobernador pretendía talar en la zona de La Calera, otro punto fue el cerro de Amalucan en conjunto con los defensores de la zona y en la avenida 11 sur donde fueron talados más de 500 árboles por la construcción del Sistema Ruta. Había activistas ambientales en la ciudad.

Reforestar no recupera la pérdida de masa forestal.

Hay que decir, de manera categórica, que dependemos absolutamente de los árboles, ellos por medio de la radiación solar y el agua transforman esta energía en energía química, convirtiendo el dióxido de carbono (CO2) en nutrientes para su crecimiento y liberando oxígeno a través de sus hojas. Aquí observamos que reforestar no es suficiente para reponer la masa forestal, esta se mide en la cantidad de toneladas de CO2 que un árbol puede transformar en oxígeno, un árbol usado para reforestar a las pocas semanas de nacido puede convertir alrededor de 50 kg al año, mientras que un árbol del tamaño y edad de los que fueron talados el mes pasado en la Avenida Juárez convierte 5 toneladas al año, lo que nos indica que para reponer esta capacidad perdida deberían plantarse 100 árboles como mínimo por cada ejemplar longevo. No se repone plantando 10 por cada árbol talado como se usa y se ha socializado ante la ciudadanía.

Para establecer una relación más amable con los árboles urbanos es necesario que los funcionarios de gobierno en estas áreas tengan conocimientos sobre la conservación forestal, si no se supervisa este punto los resultados seguirán siendo similares: Permisos a particulares para talar el árbol que les estorba , permisos a empresas de cable que van trozando periódicamente las hasta matarlos, constructoras que silenciosamente ganando terreno a los árboles como es el caso del cerro de Amalucan y La Calera. Ante esto los ciudadanos podemos ser de ayuda a los árboles urbanos informándonos sobre su relevancia en la calidad del aire que respiramos, sus hojas son sus pulmones no son como el cabello humano que se corta y se le da forma a voluntad, en ellos la poda debe ser cuidadosa pues lo que se les quita es capacidad de respiración y nutrición. La información aquí expuesta puede ser consultada a profundidad en los dictámenes y proyectos de la Semarnat, Conafor y Profepa.

@AbigailBaezMdgl

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here