Con la novedad de que la ex secretaria de Turismo en Puebla, María de los Ángeles Fabiana Briseño Suárez, pasó de promover el estado y sus múltiples atractivos a convertirse en defensora de las causas laborales justas.

¿Le suena razonable?

Parece extraño, ¿no lo cree?

Más bien me suena a revancha y a desquite el hecho de permanecer en Puebla como operadora política más que gremial, pero ahora abanderada por una organización salida de la chistera de la 4T, la Confederación Internacional de Trabajadores (CIT).

Hágame, usted, el re cochino favor.

Sobre todo, si subrayamos que esa organización está liderada, ni más, ni menos, por el hoy senador Napoleón Gómez Urrutia, uno de los líderes sindicales más polémicos del país, y quien ahora es pregonero de la ola transformadora de cuarta pero que se auto exilió del país durante 12 años por presunta corrupción en el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana.

A Napito, se le investigó y persiguió en 2006, durante el sexenio de Vicente Fox Quesada, por el desvío de 55 millones de dólares del gremio minero. Casi nada.

Gómez Urrutia se hizo líder minero en 2002, tras la muerte de su padre, Napoleón Gómez Sada, quien dirigió a la organización por un periodo de 40 años, y a quien desde entonces se le vinculó con intereses de sindicatos de Estados Unidos y Canadá, contrarios al desarrollo de la industria en México.

Algunos reportes señalan que Napito amasó una fortuna inmobiliaria superior a los 150 millones de pesos, todo ello, desde luego, gracias al esfuerzo de los trabajadores mineros.

Hoy por hoy, Napito y su familia siguen en el ojo del huracán debido a que su fortuna no tan sólo sigue intacta sino en ascenso, toda vez que recientemente su hijo, Napoleón Gómez Casso, presume en redes sociales la vida de lujos que se da y el poder económico que posee gracias a su padre.

El hijo de Napito cuenta con una colección de autos de lujo que podría alcanzar los 60 millones de pesos, además de motocicletas y bicicletas de marcas de las más cotizadas en el mercado.

Y es el mismísimo Gómez Urrutia, quien otorgó el gran nombramiento de delegada de la CIT a la ex titular de Turismo en Puebla.

Habrá que estar atentos a las acciones y declaraciones de Fabiana, quien salió por cuerdas del gobierno barbosista, debido a los nulos resultados en materia de promoción de turismo del estado.

Pero sobre todo porque dicen que no quedó nada contenta con la decisión de echarla de la administración estatal y de turismo, donde ya había armado y alojado a un equipo de amigos ex operadores morenovallistas.

Lo cierto, es que Fabiana Briseño nunca estuvo contenta con las decisiones que se tomaban en Casa Aguayo, incluso se dice que en muchas ocasiones se expresó mal de su ex jefe el gobernador del estado, Luis Miguel Barbosa Huerta.

Además, que echaba pestes de la estructura de gobierno y de muchos de los integrantes del gabinete, cosa que, desde luego, llegó a oídos del mandatario.

Tal vez por ello la decisión tan abrupta de su salida.

En lo personal, me parece que el intentar hacerle el contrapeso al gobierno barbosista desde una organización sindical que no tiene ni antecedentes en Puebla, es como querer derrotar a un ejército con un solo hombre, o una sola mujer.

Por cierto, ¿qué pensará Pedro Haces Barba, secretario general de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (Catem), amigo y aliado del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de las acciones de Napito, quien ya le quiere comer el mandado?

Y es que no hay que olvidar que la Catem, la cual alberga a poco más de 25 mil trabajadores, es el gremio sindical respaldado por el mandatario nacional desde su arribó al gobierno federal.

El presidente Andrés Manuel ha dicho recio y quedito que Pedro Haces y la Catem son los aliados sindicales más fuerte de la 4T.

Incluso en su primer discurso como presidente, ante trabajadores y ante una organización de este tipo, sostuvo:

“Me da mucho gusto participar en este congreso de CATEM para reafirmar nuestros principios, para dejar de manifiesto que el gobierno que encabezo, que represento, siempre va a apoyar, a respalda el sindicalismo de México, no podría ser de otra forma”.

Y, finalmente, ¿Qué pensará el gobernador Miguel Barbosa del nombramiento y las intenciones de Fabiana contra su gobierno?

Ya veremos y diremos.

poncharelazo@yahoo.com.mx

En twitter: @poncharelazo

Facebook: Alfonso González

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here