¿Qué buscaba la Revolución Mexicana o qué nos han vendido que buscaba? La repartición de las tierras para evitar la desigualdad y evitar que estuvieran en pocas manos. ¿Qué buscaba el movimiento de liberación femenina? La igualdad en los derechos y oportunidades de las mujeres con los de los hombres. ¿Qué pretenden los impuestos, al menos en teoría? La igualdad en la contribución.

La igualdad y desigualdad existe en las organizaciones y es una responsabilidad fundamental del empresario, comprender y actuar en consecuencia para lograr una justicia y un equilibrio entre estos dos conceptos.

Voy a tratar de profundizar un poco sobre tres premisas:

  1. Todos los seres humanos somos esencialmente iguales y existencialmente diferentes. ¿Qué significa esto? Pues que en origen y en dignidad el empresario o el barrendero de la empresa somos iguales como personas, merecemos un trato digno, tenemos el mismo origen genético y si lo quiere llevar a un término más filosófico, incluso espiritual. No hay diferencia en esencia como personas. Sin embargo, de la misma forma cada persona es diferente biológica y psicológicamente a las demás lo cual enriquece la diversidad del ser humano. Dentro de esta diferenciación también se encuentra el talento, la educación, las relaciones y podríamos decir las desigualdades de la suerte. Yo tuve la suerte de nacer en una familia de clase media, de estudiar una licenciatura y más, el barrendero probablemente tuvo menos suerte en ese aspecto y nació en una familia de menor posición social y no pudo terminar la secundaria por tener que trabajar. Esta desigualdad no la provoqué yo ni la deseó él, simplemente sucedió. Si consideramos entonces estos dos aspectos y que todos los seres humanos, empresarios y trabajadores somos iguales, ¿por qué utilizamos todavía en nuestras empresas el término empleado de confianza… que los demás son de desconfianza? Incluso el término está en la Ley Federal del Trabajo. ¿Por qué el mal trato o el trato poco digno a nuestra gente? De acuerdo con Lorenzo Servitje “todos nacemos con capacidades y cualidades desiguales y siempre será así, sin embargo, como empresarios es nuestra responsabilidad poner esta desigualdad al servicio de nuestra gente y de la sociedad en general.”

 

  1. Para avanzar, una sociedad requiere de líderes que inspiren, que la guíen y que la organicen. Como empresarios, como líderes de seres humanos, como personas que tenemos una posición desigual favorable y como partícipes de una sociedad, somos responsables de propiciar, estimular y facilitar el desarrollo en nuestros colaboradores de acuerdo con sus capacidades. De acuerdo con John Rawls “las desigualdades en el poder y la riqueza son justas, pero solamente cuando como parte de nuestro esquema se mejoran las expectativas de los menos favorecidos.” Se vale que como empresarios tengamos un ingreso diferenciado en la empresa, por ello arriesgamos también nuestro capital y aprovechamos nuestras desigualdades. Dentro de cada una de nuestras empresas hay colaboradores con mayor talento, inteligencia o voluntad que otros y deben ser mejor remunerados que los demás.

 

  1. No es posible una empresa de iguales pero sí una empresa justa. Robert Ardrey, un zoólogo, consigna en su libro El Contrato Social que “una empresa de iguales es una imposibilidad natural, pero en cambio una empresa justa es una meta realizable.” ¿Qué es una empresa justa? Aquella que protege a sus miembros no importa cuales sean sus dotes o cualidades pero que otorga la libertad adecuada para proporcionar a cada individuo, entiéndase colaborador, la oportunidad para desarrollarse dentro de la misma.

 

Ya lo dice la Ley Federal del Trabajo: “A trabajo igual, desempeñado en puesto, jornada y condiciones de eficiencia también iguales, debe corresponder salario igual.” Entonces, ¿por qué hacer diferencias?

Veamos humanamente a nuestro capital intelectual, valoremos su conocimiento y seamos justos social y monetariamente. México necesita empresas justas para nuestros colaboradores, proveedores, para nuestras familias. Seamos parte del progreso y bienestar de nuestra sociedad.

Según la ONU “el medio para lograr buenos resultados en esta tarea se resume en la incorporación de seis valores centrales: libertad, igualdad, solidaridad, tolerancia, respeto a la naturaleza y responsabilidad común.” ¿Cuántos aplica usted en su empresa?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here