Sin importar que en Puebla se hayan registrado 262 nuevos contagios de Covid-19 en tan solo 24 horas, poblanos no abandonan sus actividades y arriesgando su propia salud, realizan compras o solo paseos en la zona del Centro Histórico.

No han servido las acciones de las autoridades de los dos niveles de gobierno para evitar la movilidad en la zona céntrica como el cerrar la plancha del zócalo, la división de la calle 5 de mayo y los filtros que han colocado para advertir que se pueden generar contagios.

Pues los poblanos pasean en las calles de esta zona de la ciudad para hacer sus compras navideñas, o solo por distracción.

A diferencia de semanas pasadas, ahora los cientos de poblanos que en estos momentos circulan por la calle 5 de mayo, la zona de Los Portales y zonas aledañas, utilizan cubrebocas, pero ahora el problema es la falta de sana distancia.

No se aprecia sana distancia, no hay un control mayor, incluso para ingresar a una tienda, las largas filas están presentes.

La gran movilidad de poblanos se registra después de las 2:00 de la tarde, donde se llega a un punto, donde es complicado no chocar o pasar muy de cerca con otra persona, sin embargo, existe indiferencia de los ciudadanos por aplicar la sana distancia.

La gran circulación de personas se suma a la instalación de comercio informal el cual, complica la circulación con distancia, pues los puestos no están separados ni a dos metros, generando pocos espacios para poder transitar en estas calles abarrotadas.

En los centros comerciales no hay gran diferencia, pues a pesar de que son más grandes, con un poco más de espacio, y mayor control de entradas y salidas, el número de ciudadanos que andan de compras en estos lugares es importante.

En estos espacios los poblanos transitan con más tranquilidad, se toman su tiempo para, ver, escoger y comprar algún producto, los negocios cuentan con un mayor control de entradas y salidas y aplicación de gel antibacterial y toma de temperatura, por lo que evitar un aumento de personas en sus negocios que no se pueda controlar.

No se reconoce un aforo de 25 por ciento, principalmente en los negocios de venta de ropa, donde un gran número de personas están escogiendo y probándose prendas de vestir.

Algunos lucen vacíos pero no es por la sana distancia, pues al parecer son los precios de sus productos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here