Será el segundo trimestre del 2021 cuando el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), realice la segunda licitación para otorgar 319 nuevas concesiones de radio comercial en nuestro país con el objetivo de “ampliar la cobertura y diversificación de los contenidos radiofónicos en distintas zonas de la República Mexicana”, con lo que se pretende “promover la libertad de expresión y de información de la población y fortalecer las condiciones de competencia económica de la radiodifusión”, según lo definió el propio organismo regulador, quien habría retrasado el proceso desde el último trimestre de este año, pues por la pandemia, se consideró que las condiciones macroeconómicas no eran las adecuadas para la inversión privada.

Así las cosas, la radio mexicana crecerá de manera considerable en sus frecuencias para alcanzar los objetivos trazados desde el 2017 cuando se entregaron 141 nuevas concesiones, luego de generar las contextos que permitieran acabar con la discrecionalidad que se tenía en la entrega de las mismas y lograr generar condiciones de real competencia entre quienes tienen, no solo capacidades económicas para la instalación y operación de estaciones de radio, sino para que el medio se pueda convertir en un modelo de cambio social, pues uno de los requisitos que se establecen en la convocatoria de licitación, es la entrega de un proyecto que ofrezca beneficios para las audiencias en las zonas determinadas, mismas que incluso, no tenían estaciones de radio anteriormente.

Tal como se hizo en 2017, los interesados en conseguir una radio comercial, deberán presentar al IFT una “garantía de seriedad”, que técnicamente significa probar capacidad financiera y económica suficiente para poder pagar lo que en su momento llegue a costar la concesión, sin importar la zona en la que se pretenda instalar, situación que en su momento será definida en función de otro parámetro denominado “Valor Mínimo de Referencia” (VRM) con el que se establecerán precios de mercado real, con base al número de población, zona geográfica, cobertura radial y en observancia a los resultados obtenidos de la primera licitación, marcando una profunda diferencia, pues en aquella ocasión muchas de las estaciones fueron subastadas por cantidades superiores a las de otras frecuencias.

Con las nuevas disposiciones, se busca establecer límites que eviten la especulación comercial y por tanto, problemas de equidad entre los competidores y los radiodifusores ya antes establecidos, toda vez que al encarecerse los valores de las nuevas estaciones, el costo de las “prorrogas”, es decir los pagos anuales para refrendo de las concesiones, se vieran considerablemente aumentados.

Los aspirantes a obtener concesión para uso comercial de una frecuencia radiofónica, deberán esperar al segundo trimestre del 2021 (esto es entre los meses de abril y junio) y cumplir con todos los requisitos que emitirá el IFT, para después hacer una fuerte inversión en la instalación de sus estudios, así como en la compra del equipo necesario para iniciar operaciones entre los meses de septiembre a noviembre y aunque teóricamente las oportunidades estarán abiertas a cualquier ciudadano para competir por cualquiera de las frecuencias a ofertar, lo cierto es que las condiciones de crisis económica que atraviesa nuestro país, dejarán imposibilitados a muchos interesados, dejando como siempre las posibilidades para los fuertes grupos radiofónicos nacionales o bien para grandes empresarios que buscan diversificar y realizar nuevas inversiones en el sector de la comunicación radial.

Nos escuchamos el próximo año, en tanto tenga usted, ¡muy buen día!

Facebook: Omar Espinosa Herrera

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here