Ante los integrantes del Honorable Consejo Universitario de la BUAP, el Rector Alfonso Esparza Ortiz refrendó su compromiso de permanecer al frente de esta Casa de Estudios hasta que culmine el periodo por el cual fue electo, a pesar de que reconoció que diversos partidos políticos le han invitado a contender como candidato en las elecciones de 2021.

Al concluir la primera sesión extraordinaria del año, Esparza Ortiz ratificó que honrará los valores de la confianza, responsabilidad, transparencia y trabajo en equipo que mantiene con las y los integrantes de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

“Quiero compartirles que desde hace algunos meses tuve ofrecimientos de diversos partidos políticos para contender por algún cargo de elección popular en el proceso electoral de 2021. Aprovecho el espacio y el momento para agradecer una vez más a los partidos políticos esa distinción, y les reitero, como se los comenté en su momento, que mi compromiso está aquí, con la Universidad y con los universitarios”.

Recordó que hace casi ocho años “me comprometí con ustedes a respetar esta posición; refrendé ese compromiso hace cuatro años y lo hago una vez más este día. Me quedaré en la Rectoría para culminar el total del periodo para el que ustedes me eligieron y por lo cual yo siempre estaré honrado y agradecido”.

Con relación a los temas que se abordaron en esta sesión, señaló que seguirá trabajando en beneficio de la comunidad universitaria, y por eso este año se finalizará la regularización del pago de gratificaciones por jubilación, el cual será inmediato para población vulnerable.

Asimismo, anunció que se analizará la contratación de personal a partir del 1 de febrero, en especial para aquellos que han colaborado de forma satisfactoria para la Universidad. De igual forma, ante la creciente demanda en la matrícula y la necesidad de cubrir plazas académicas, dijo que se convocará al concurso por oposición 2021, en el que se dará prioridad a la propia planta académica, lo cual no contradice el presupuesto establecido para este periodo.

En el ámbito de la salud, el Rector Esparza Ortiz garantizó la ampliación de las áreas de atención para derechohabientes, principalmente de pacientes con enfermedades respiratorias agudas. Deseó además la pronta recuperación de los universitarios que actualmente enfrentan un tratamiento médico a causa de la enfermedad por COVID-19.

Al concluir su mensaje, el Rector de la BUAP felicitó a los nuevos titulares electos y reiteró que será la comunidad universitaria la única que elija a su próximo o próxima representante. “Les aseguro que nadie más que ustedes definirán el futuro de esta, nuestra querida Universidad”.

Proyecto Anual de Ingresos y Presupuesto de Egresos

Por mayoría de votos, el Consejo Universitario aprobó el Proyecto Anual de Ingresos y Presupuesto de Egresos para el ejercicio 2021, presentado por el Rector Alfonso Esparza Ortiz, a través de la Tesorería General, el cual establece un monto de 7 mil 507 millones 760 mil 539 pesos, para el desarrollo de las funciones de la Universidad.

Este proyecto consta de medidas de contención del gasto para cumplir con el compromiso institucional, la disciplina fiscal, financiera y los principios de austeridad, con el fin de continuar con finanzas sanas. Entre estas, por ejemplo, no incrementar los gastos de operación y restricción en el pago de consumo de telefonía celular.

El tesorero Oscar Gilbón Rosete precisó que los subsidios federales (60 por ciento) y estatales (30 por ciento) asignados a la BUAP representan 4 mil 517 millones 984 mil 561 pesos y 2 mil 225 millones 275 mil 978 pesos, respectivamente. El resto corresponde a ingresos autogenerados, 764 millones 500 mil pesos -10 por ciento del presupuesto de ingresos.

El total de ingresos será distribuido en nueve rubros de gasto: remuneraciones al personal de carácter permanente y transitorio, 21 por ciento; seguridad social y otras prestaciones, 19 por ciento; pensiones y jubilaciones, 16 por ciento; servicios generales, 15 por ciento; remuneraciones adicionales y especiales, 10 por ciento; materiales y suministros, 7 por ciento; bienes muebles, inmuebles e intangibles, 5 por ciento; inversión pública, 5 por ciento; y, becas, 2 por ciento.

Es decir, detalló, 66 por ciento del presupuesto se destinará al pago de servicios personales (pago de sueldos y prestaciones), que asciende a 3 mil 742 millones 304 mil 148 pesos, y para el pago de pensiones y jubilaciones, un monto de mil 159 millones 218 mil pesos.

Posteriormente, dio a conocer de manera detallada la clasificación de cada uno de los rubros, los cuales, por ejemplo, constan de la adquisición de insumos para laboratorios, recursos digitales y plataformas tecnológicas; pago de pólizas de mantenimiento y manutención de equipo de laboratorio asignado a la investigación y a las tareas de docencia. De igual manera, notificó la distribución del presupuesto por unidad académica y en función de los programas establecidos en el Plan de Desarrollo Institucional (PDI), 2017-2021.

Informes de Actividades 2019-2020

En otro de los puntos del orden del día, Oscar Gilbón Rosete rindió el Informe Financiero y de Actividades de la Tesorería General, correspondiente a los años 2019 y 2020, en los cuales se aprecia una disminución significativa de los recursos financieros. “Todos los recursos que se recibieron en 2019 por 8 mil 840 millones de pesos contrastan con los recaudados en 2020 por 8 mil 295 millones de pesos, poco más de 500 millones de pesos menos”, dijo.

Al comparar los subsidios obtenidos comentó: “En 2019 por subsidios crecimos 6 mil 970 millones de pesos, pero en 2020 sólo 6 mil 700 millones de pesos. Por ingresos autogenerados, mil 500 millones de pesos en 2019, y en 2020, mil 240 millones de pesos”.

Pese al complicado escenario financiero, Gilbón Rosete destacó que “el Fondo de pensiones y jubilaciones recibió en 2019 una inyección de capital de 333 millones de pesos y en 2020 de 237 millones de pesos. Lo anterior, significa que para fines de este mes la suma será de 3 mil 348 millones de pesos, cuando la nómina es de mil 150 millones de pesos, lo cual otorga una libertad financiera para tres años”. Además, destacó un fuerte perfil financiero con cero deudas.

A su vez, el Informe Financiero y de Actividades, periodos 2019 y 2020, del titular de la Contraloría General, Héctor Granados Rodríguez, dio cuenta de los estados financieros de la Institución, así como el origen y aplicaciones de los recursos federales, estatales y propios ejercidos en estos periodos.

De 2013 a 2019, dijo, se han practicado a la Universidad 32 auditorías federales, de las cuales 30 se encuentran solventadas y 2 con observación. En el mismo periodo se practicaron ocho auditorías estatales, de las cuales seis se encuentran solventadas y dos atendidas. Se demostró fehacientemente que la administración de los recursos generados por la Universidad, denominados de libre disposición, han sido aplicados por lo dispuesto en la normatividad institucional, así como en lo establecido en el Plan de Desarrollo Institucional, 2013-2017 y 2017-2021.

De esta manera, el ejercicio de las cuentas públicas no presenta irregularidades económicas que acrediten daño patrimonial a la Máxima Casa de Estudios de Puebla.

Con respecto a la denuncia del posible desvío de recursos universitarios, específicamente a favor del Club Lobos BUAP A.C., en la revisión contable proporcionada por la Tesorería General se constató que el origen de los recursos en cuestión se encuentra bajo la partida de libre disposición y su aplicación fue al rubro de fomento del deporte y realizó conforme al presupuesto autorizado por el Consejo Universitario y el PDI. Por lo tanto, el ejercicio de los recursos públicos universitarios no representa conducta alguna en la que se identifique desvío o malversación de dichos recursos, así como conflicto de interés.

En tanto al periodo 2020, informó que la Contraloría General, mediante las auditorías permanentes, llevó a cabo la verificación de la recepción de los recursos federales, estatales y etiquetados asignados a la BUAP para este año, constatando que su ejercicio se llevó a cabo con apego a la normativa institucional.

Así también, en la primera sesión extraordinaria del Máximo Órgano de Gobierno de la Institución, por mayoría de votos se aprobó el informe y dictamen de los estados financieros de la BUAP, del ejercicio comprendido del 1 de enero al 31 de diciembre de 2020, presentado por el Despacho de Auditores Externos Deghosa Internacional Consultores S. C.

Sergio Arreola Garza, representante del despacho, afirmó que “los estados financieros consolidados y la información presupuestaria de la BUAP fueron debidamente auditados y están preparados en todos los aspectos materiales”. Como parte de un procedimiento de conformidad con las Normas Internacionales de Auditoría, el dictamen se presenta en términos de la legislación universitaria, subrayó.

Otros acuerdos

Durante esta sesión virtual, se acordó la continuidad de la modalidad virtual y el voto electrónico para realizar la próxima elección de las y los miembros de los Consejos de Unidad Académica 2021-2023, en bloques, y conforme a las áreas de conocimiento previstas, en razón del buen resultado de las pasadas elecciones virtuales de 16 directores de unidad académica que se desarrollaron en medio de un proceso inédito y transparente, con votaciones personalizadas, doble autenticación del sufragio, así como resultados confiables y descargables.

Al presentar su informe, Humberto Salazar Ibargüen, director general de Cómputo y Tecnologías de la Información y Comunicaciones, expuso los resultados que, debido a la contingencia sanitaria, arrojó el primer proceso electoral en la BUAP realizado por voto electrónico.

“Se adecuaron espacios en la Arena BUAP con pantallas y equipos de cómputo e impresoras, necesarias para que las comisiones de Auscultación sesionaran permanentemente hasta entregar las constancias respectivas a los nuevos directores; y personal de la Secretaría General, de la Oficina de la Abogada General, la Defensoría de los Derechos Universitarios y de la Contraloría General vigiló y dio certeza de la legalidad y transparencia de las jornadas electorales y de los resultados de las mismas ”, enfatizó.

Por otra parte, además de los presentados por la Tesorería General y Contraloría General, se aprobaron los informes de la Oficina de la Abogada General y de la Defensoría de los Derechos Universitarios, a cargo de los maestros Rosa Isela Ávalos Méndez y José Francisco Ávila Caso, correspondiente a los años 2019 y 2020.

A propuesta del Rector Alfonso Esparza Ortiz se presentaron las ternas para el nombramiento de los titulares de la Tesorería General, Contraloría General y Defensoría de los Derechos Universitarios, para el periodo 2021-2025, en cuyos cargos fueron electos por votación la maestra Norma Pimentel López, el doctor Héctor Granados Rodríguez y el maestro José Francisco Ávila Caso, a quienes el Rector Alfonso Esparza Ortiz tomó protesta.

Así también a los directores electos el pasado 7 de diciembre, Martha Alicia Palomino Ovando, de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas; Jorge Raúl Cerna Cortez, de la Facultad de Ciencias Químicas; María Guadalupe Tita Vázquez Espinosa De los Monteros, de la Facultad de Ingeniería Química; Celso Pérez Carranza, de la Facultad de Lenguas; Fernando Utrera Quintana, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, y Daniel Raúl Aguilar Moctezuma, de la Preparatoria Regional Simón Bolívar.

Otros acuerdos fueron el cambio de nombre de la Facultad de Ingeniería Agrohidráulica por el de Facultad de Ciencias Agrícolas y Pecuarias; además, aplazar el examen de ubicación de los alumnos de nuevo ingreso de educación media superior del proceso 2020, y la donación de los equipos de cómputo a los alumnos de este nivel, a quienes se les otorgó en préstamo en otoño pasado para continuar sus estudios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here