No es un secreto que en México tenemos grandes retos por superar, como la crisis derivada de la pandemia y sus lamentables consecuencias, como no tener un plan de vacunación real y consistente, no tener las vacunas suficientes, que por cierto, el presidente anunció ayer desde Oaxaca que a más tardar el 15 de abril, no será en febrero, tampoco en marzo, que será en abril cuando los 15 millones 717 mil adultos mayores de 60 años estén todos vacunados.

El detalle es que olvidó hacer una operación simple: para completar 174 millones de dosis este año, deben aplicar 540 mil vacunas al día, ¿misión imposible? Tal vez, beneficio de la duda, pero en tiempos electorales prometer no empobrece, dar es lo que aniquila.

Pero es importante no distraerse; a la par de todo esto, siguen su curso temas importantes como el proceso electoral 2021 y la crisis económica que ya padecíamos y que se agudizó como consecuencia de la pandemia.

Los tiempos electorales avanzan y el partido en el poder tiene sus evidentes prioridades.

La definición de sus candidatos para la elección de 15 gobernadores sacó chispas, hubo traiciones, engaños, abusos y más, nada nuevo, así ha sido y seguirá siendo en pro de la democracia de este México adolorido, pero ¿se vale aceptar a candidatos que evidentemente no cumplen con los requisitos?

Morena, partido encabezado por Mario Delgado, definió a sus 15 candidatos a las gubernaturas cumpliendo el principio de paridad para que al menos en 7 gubernaturas se postule a una mujer.

Nuevo León llevará la ex militante del PRI Clara Luz Flores. Campeche postuló a Layda Sansores, alcaldesa con licencia de Álvaro Obregón, que aspira a gobernar el estado que alguna vez gobernó su priista padre, Carlos Sansores Pérez.  Tlaxcala llevará a Lorena Cuellar a su tercer intento por ser gobernadora y honrar la memoria de su abuelo priista Crisanto Cuéllar Abaroa. En Colima postularon a Indira Vizcaíno, quien era delegada de programas para el desarrollo del gobierno federal y antes fue diputada federal.

En Querétaro competirá nuevamente Celia Maya, quien perdiera frente a Francisco Domínguez en 2015. Baja California Sur tendrá como candidata de Morena a la académica Marina Ávila, y en San Luis Potosí tendrán a Mónica Rangel ex Secretaria de Salud del mismo estado gobernado por el PRI.

¿Qué hay con los hombres fuertes de Morena para los otros estados? Solo me ocuparé de dos, el primero es de triste recuerdo por sus nulos resultados al frente de una de las carteras más importantes de México, la seguridad, y sí, me refiero a Alfonso Durazo quien fuera secretario particular del entonces candidato presidencial Luis Donaldo Colosio y colaborador de Vicente Fox en su campaña.

Su paso por la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana en la actual administración fue más que gris y poco eficiente. De premio lo mandaron a intentar gobernar su estado natal. El segundo candidato fuerte de Morena (eso dicen) se llama Félix Salgado Macedonio, hoy senador con licencia, que pretende gobernar el estado de Guerrero.

Inició su carrera política en el PRI para después fugarse al PRD, partido que lo colocó en la presidencia municipal de Acapulco. Posteriormente se sumó al proyecto de su amigo personal Andrés Manuel López Obrador. La postulación de Salgado Macedonio se da en el marco del escándalo y el reclamo de justicia para las cinco mujeres que le han demandado por abuso sexual y violación.

Si con las pruebas que existen, Morena, léase el partido de su amigo personal, respalda a un candidato con estas características, podemos esperar cualquier cosa.  Su ambición no tiene límites.  Lo peor son los argumentos del líder del partido Mario Delgado, que destacó que Félix Salgado será candidato mientras “mantenga sus derechos políticos intactos”, es decir, mientras no exista una sentencia en firme que le condene.

NO han sido suficientes las pruebas, NO han sido suficientes los reclamos de las mismas mujeres de Morena y algunas organizaciones civiles. Morena es un partido de izquierda que evidentemente no está comprometido con el acceso a la justicia para las víctimas. Sin duda, el amigo personal de Salgado Macedonio deja pasar nuevamente una gran oportunidad, recuperar un poco de su mermada credibilidad siendo congruente con lo que todas las mañanas profesa. Lo mejor de todo es que nada es para siempre.

Espero tus comentarios en @NoticiasVicky y FB VickyFuentes/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here