En Morena en Puebla las cosas no terminan por componerse, muy al contrario, cada día se ponen peor porque los bandos más fuertes, el del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, y el de la presidenta Claudia Rivera Vivanco, no encuentran un punto de coincidencia.

Y no se ve, francamente, que lo vaya a haber.

Tampoco si aparece un tercero en discordia en la disputa por la candidatura al Ayuntamiento de Puebla, las cosas se podrían poner hasta peor.

En Morena ya existe desesperación, desunión y sigue la guerra.

Porque ambos gobernantes tienen claro que si la candidatura no es para ellos entonces se lanzaran el uno contra el otro y tratarán de ejercer su veto para no dejar pasar a su rival.

Entonces, si Claudia no es la candidata de Morena no habrá forma de que apoye a Biestro, o viceversa. Y tampoco apoyarán a otro aspirante que no cuente con el arraigo en Morena a pesar que sea más popular que ellos.

De hecho, la posibilidad de que José Luis Sánchez Solá, “El chelis”, fuese el candidato de Morena para la capital no es nueva, eso se analizó desde el año pasado y al gobernador Barbosa no le interesó la posibilidad.

Y se entiende, porque al mandatario ya tenía cantado a su gallo desde hace mucho tiempo. Además, que está en contra de que en la política se inventen perfiles sin siquiera un poco de oficio.

Porque a chelis incluso le empezaron a armar una imagen desde el 2020, pero por no contar con el aval del gobernador su posible participación en el proceso electoral que se vive se cayó.

Además, Sánchez Solá tampoco es garantía de triunfo para Morena porque Eduardo Rivera Pérez, el virtual abanderado del PAN, se sigue manteniendo al frente de las encuestas por la capital.

La marca PAN, según la encuesta de febrero, sobre preferencia electoral en la capital, de C&E Research, incluso se sigue manteniendo arriba de Morena, y aunque la diferencia es apenas de 5 puntos el albiazul sigue al frente en las mediciones, tan sólo como marca.

El más beneficiado por el pleito en Morena, desde luego, es Lalo Rivera, quien ya se encuentra perfilando y armando su próxima campaña.

Los panistas poblanos, después de su pleito interno, cerraron filas en torno a su abanderado, aunque existan un par de despistados y desquiciados políticos que pretendan lo contrario.

Los panistas entendieron, al final, que sin Lalo Rivera las cosas se les habrían complicado de más, porque tampoco tenían otro gallo para poder pelear en la elección, sobre todo que pudiera garantizar el triunfo.

Por lo pronto, Morena en Puebla está en crisis y aún falta que llegue el pleito por el resultado en la encuesta, la cual definirá al candidato o candidata para la capital.

Y la gente no es tonta, hoy por hoy analiza más su voto, participa de manera más intensa en las elecciones. A los poblanos no los van a engañar con un Cuauhtémoc Blanco poblano.

Para la ciudad se requiere un edil con visión, sin improvisación y con un proyecto que vuelva a colocar a Puebla capital en los cuernos de la luna.

—————————

Con la novedad de que en Puebla podrían darse serias detenciones en contra de connotados ex marinistas que tienen cuentas pendientes con la ley, por haber saqueado el erario con montos millonarios.

Existen procesos que podrían revivir para ser ejecutados, por desfalcos de hasta 50 millones de pesos.

Y me informan que uno de ellos tiene ya en la mira a un ex funcionario del circulo más cercano al ex gobernador Mario Marín Torres, conocido también como el gober precioso, detenido y recluso en el penal de Cancún, Quintana Roo.

La historia y el proceso del personaje no tiene desperdicio, porque el morenovallismo parece que lo perdonó por alguna negociación extraña, ya que existen elementos suficientes para detenerlo y encarcelarlo por corrupción.

Hay que estar atentos para conocer el expediente e informarlo.

La detención, dicen, va a ser un escándalo.

poncharelazo@yahoo.com.mx

En twitter: @poncharelazo

Facebook: Alfonso González

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here