Aunque parecía que en el PAN poblano las cosas por fin se habían arreglado y conciliado, y que la guerra entre grupos había terminado, en torno a la designación de su candidato al Ayuntamiento de Puebla, siguen los escándalos.

Ahora resulta que, a Eduardo Rivera Pérez, el aspirante panista puntero en las encuestas, por encima de Morena, le van a competir el nombramiento dos personajes que ni siquiera figuran en las encuestas.

El primero, Ricardo Gali, sobrino del ex gobernador Tony Gali, quien como único mérito que tiene es precisamente el apellido, y, el segundo, Pedro Gutiérrez Varela, a quien apodan “#LordMamila”.

Vaya que los dos personajes meten ruido y le echan a perder la fiesta al PAN poblano, a su alianza con el PRI y con el PRD, así como al propio Lalo Rivera, a quien insiste en tratar de perjudicar el “fuego amigo”.

Esto, desde luego, confirma que ni el albiazul, ni mucho menos su futuro candidato, deben confiarse porque la guerra va a estar de a peso.

Ya lo advertí en la edición pasada de Posdata, pues el canto de las sirenas podría encantar a Lalo si es que se confía y se siente el ganador de la próxima contienda electoral del 06 de junio antes de tiempo.

Aún falta que Morena defina a su abanderado, ya sea Claudia Rivera Vivanco, la actual presidenta municipal de Puebla, o Gabriel Biestro Medinilla, diputado y líder del Congreso del Estado, además gallo del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta.

Los protagonistas de la 4T aún mantienen a Morena en la pelea -como marca-, pues, aunque tiene una mínima diferencia con su mayor competidor en la capital, el PAN, en las distintas encuestas, sigue adelante.

Y aunque el pleito entre Claudia y el gobernador Barbosa parece que nunca se va a resolver, lo cierto es que Morena aún tiene las vacunas contra el Covid-19, los apoyos a los adultos mayores, a los jóvenes, las despensas, y todo lo que está haciendo para tratar de revertir las tendencias en los distintos estados, incluido Puebla y su capital.

También están los escándalos del PRI en la ciudad, el fenómeno del “gober precioso”, Mario Marín Torres, y la campaña de corrupción que pudiera echar a andar Morena y la 4T para tratar de perjudicar a sus adversarios políticos, en particular al PAN.

Es evidente que el gobierno en el poder utilizará, además, la presunta corrupción registrada en anteriores administraciones panistas, morenovallistas y priistas para tratar de incidir en los resultados electorales.

Es absurdo que lo nieguen.

Empero, regresando a los escándalos del PAN le decía que tanto Ricardo Gali como Pedro Gutiérrez parece que tienen el firme interés en echarle a perder la candidatura a Lalo Rivera, quien tampoco se va a despeinar a pesar de su mala leche.

Y esa, tal vez, es la buena noticia para Lalo, quien ya tiene amarrada la designación luego de los acuerdos pactados con sus dirigentes nacional y estatal, Genoveva Huerta Villegas y Marko Cortés Mendoza, respectivamente.

Eso sí, el mensaje que mandan estos dos flamantes aspirantes es de que aun existe inconformidad de un sector del PAN por la candidatura de Lalo, y vaya que es un escándalo.

La pregunta es ¿de parte de quién?

Como sea, esto advierte que a Lalo podrían jugarle las contras ya incluso en la campaña, cosa que debería encender los focos rojos en el PAN y en el equipo de trabajo del futuro abanderado.

El sobrino Gali, tan sólo con el apellido pega porque pareciera que los Gali, la familia de políticos, sigue inconforme con Lalo. Mientras que Pedrito Gutiérrez no va a parar de fregar a su correligionario hasta que le avienten un hueso, como está acostumbrado.

Vergüenza debería darle al mentado #LordMamila seguir intentando vivir del erario público y de la política cuando ha sido acusado de realizar fiestas sexuales en su paso como director del Conalep.

Por tipos como Pedro Gutiérrez los políticos tienen su reputación e imagen por los suelos.

A propósito, se dice que el problema generado por el ex funcionario morenovallista fue tan grave que estuvieron a punto de acusarlo y fincarle responsabilidades para encarcelarlo, cosa que no sucedió porque Javier Lozano Alarcón intercedió por él.

Lo que si sucedió fue que lo pusieron de patitas en la calle del Conalep.

poncharelazo@yahoo.com.mx

En twitter: @poncharelazo

Facebook: Alfonso González

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here