Estamos en Semana Santa y muchos mexicanos (los responsables), decidieron no salir de sus casas para evitar un nuevo rebrote del COVID19 y de paso cuidar sus vidas; pero eso no es impedimento para que estén cumpliendo con las tradiciones religiosas de la temporada y lo hacen vía Streaming a través de Facebook, una de las plataformas que más crecimiento ha tenido en el último año, registrando 2 mil 740 millones de usuarios alrededor del mundo, de los cuales 17 millones se encuentran en nuestro país; según el estudio Digital 2021 Global Digital Overview  realizado por las empresas We are Social y Hootsuite.

Misas, representaciones de la Pasión de Cristo, rosarios, reflexiones y hasta procesiones pueden seguirse en tiempo real o diferidas (gracias a que se queda una grabación para ser consultada por el usuario cuando así lo decida), logrando que la iglesia católica de un vuelco a sus formas acostumbradas de ofrecer servicios religiosos en sus templos y capillas. Lo de hoy también para la religión es la monetización, los likes y el número de visitas durante sus transmisiones digitales.

El Censo de Población y Vivienda 2020 realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), revela que la religión católica es profesada por casi 98 millones de mexicanos, quienes durante la pandemia han buscado mantenerse en contacto con sus creencias, utilizando no solo las redes sociales, sino que también han encontrado en la radio de Frecuencia Modulada diversas emisoras que comparten el evangelio, muchas de ellas operando como estaciones de uso social y que claramente dejan al descubierto la complacencia o incapacidad del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para hacer cumplir lo que marcan los requisitos para obtener una concesión de esta naturaleza, los cuales están orientados a acreditar la capacidad técnica, jurídica y económica de quien pretenda prestar el servicio público de radiodifusión y donde se hace expresa la imposibilidad de que se concedan títulos a personas físicas o morales que profesen cualquier religión.

La Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR) señala que, en estos casos no podrá otorgar concesiones de radiodifusión al estar prohibida expresamente en el artículo 16 de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público la posibilidad de que las asociaciones religiosas o los ministros de culto sean titulares de concesiones en materia de radiodifusión. Pero en la realidad no es así pues existen estaciones que escuchamos a nivel nacional como por ejemplo, Palabra Viva en el 107.7 FM de Chihuahua y 106.3 FM en Mexicali, así como Radio María en Mérida 680 AM, Puebla 106.7 FM , Puerto Vallarta 100.7 FM, San Luis 107.9 FM , Guadalajara 920 AM , Cuernavaca 94.1 FM , Culiacán 90.3 FM o Impacto de Dios, en el 97.9 FM Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Entre diciembre de 2018 y abril de 2019, el IFT otorgó concesiones de uso social o comunitario a las agrupaciones Radio Dabar A.C. el Centro de Rehabilitación El Olivo A.C. y La Visión de Dios A.C., ésta última generó el reclamo de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información A.C. (AMEDI), ARTICLE 19 y otras organizaciones civiles, quienes señalaron la evidente connotación religiosa del nombre que tiene la Asociación Civil.

El organismo regulador respondió que “al igual que en todos los casos, se realizó una revisión al Directorio de Ministros de Culto de la Dirección General de Asociaciones Religiosas de la Secretaría de Gobernación y no se encontró registro de la representante legal o de sus asociados como ministros de culto que pudieran administrar, por sí o por interpósita persona, una concesión”. Y agregó que “el IFT pudo advertir que dentro del objeto de la asociación no se encuentra alguna mención o forma de cumplimiento del mismo a través de un culto religioso, o contar con apoyo de ministros de culto, ni que la realización de sus actividades sea encaminada a actos de culto religiosos”.

Lo cierto es que, ante la falta de una observancia estricta en la aplicación de la Ley, habrá organizaciones religiosas que aprovecharán la licitación de 319 frecuencias de radio AM y FM (Licitación No. IFT-8) en este segundo trimestre de 2021 para obtener una de ellas bajo el criterio de que son para uso social, pero que en la realidad serán utilizadas para transmitir contenido netamente religioso. Y eso no está mal, pues la iglesia tiene el derecho de buscar nuevas formas de comunicarse con sus audiencias segmentadas, tanto en las redes sociales como en Sitios Web, pero lo que no es correcto, es utilizar los vacíos de la Ley y la incompetencia del IFT para hacerse de frecuencias radiofónicas.

Por cierto, en junio de 2019 la Asociación Civil Libertad y Dignidad, denunciaba la existencia en los estados de México, Puebla, Oaxaca, Tabasco, Hidalgo, Nuevo León, Sonora, Guerrero, Veracruz, Chiapas y Morelos, de al menos 170 estaciones de radio clandestinas que son operadas por cristianos evangélicos. ¿A poco el IFT no sabe nada?

Nos escuchamos la próxima, en tanto tenga usted, ¡muy buen día!

Facebook: Omar Espinosa Herrera

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here