Los payasitos que se colocan cada fin de semana en el zócalo de Puebla defendieron su trabajo en medio de la cresta de contagios Covid-19.

En entrevista, Rondy Roy mencionó que llevan dos años sin laborar, por ende, sin ingresos para llevar a su hogar.

Por ejemplo, él tiene esposa y dos hijas, actualmente no tiene cómo pagar todos los gastos que representa el hogar.

Decidieron salir desde hace un mes con todos los cuidados: reparten gel antibacterial y llevan alegría a quienes no tiene para pagar un show que usualmente tienen costo arriba de los 100 pesos.

También, abundó que hay más gente y aglomeraciones en los mercados, transporte público y antros, que en los espectáculos que ofrecen al aire libre.

“Estamos viviendo una situación muy tensa y nosotros somos un pasito para relajar al público y eso mucha gente no lo ve. Somos criticados pero en el transporte y en los mercados hay más gente, más aglomeración y sin medidas sanitarias”.

Rondy Sánchez Guzmán manifestó que sus seguidores los ha recibido bien, y detalló que desde temprana hora los esperan en el primer cuadro de la ciudad.

“La gente viene a distraerse, realmente no se les cobra ni se le pone precio al espectáculo, en el circo la entrada por persona es más caro y el gasto es de arriba de 100 pesos y acá gastan cinco pesos por familia. La mayoría invertimos y buscamos vernos bien para la gente”.

Finalmente, pidió a las y los poblanos no satanizarlos porque sólo buscan trabajar honradamente, sin quitarle nada a nadie y con el objetivo de hacer reír a las familias.

Este domingo primero de agosto se apostaron sobre la 16 de septiembre entre 5 y 3 poniente, aunque iniciaron 13:30 horas porque no tenían energía para las bocinas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here