Poco a poco, el tiempo, las circunstancias, la vida, las consecuencias de sus actos, de su soberbia, de su oscura relación con el sistema para que el que trabajaron y en el que se escudaron para hostigar y extorsionar a la gente del poder, van poniendo en su lugar a “los dueños de la verdad” en Puebla.

Como naipes, dicen, van a car todos aquellos que han abusado de su posición para saciar sus intereses personales.

Tal vez hoy, tal vez mañana, tal vez en otro momento, pero caerán.

Lo harán aquellos supuestos periodistas, operadores políticos, funcionarios, o ex funcionarios, empresarios y líderes sociales que se sienten intocables por pertenecer a una supuesta elite política o de compadrazgo.

Porque dueños de la verdad se dicen muchos.

Empero, como dicen, todo lo que sube tiene que bajar.

Y así es.

Al gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta no le ha temblado la mano para tratar de poner orden en Puebla, y para encarcelar a quienes aprovechándose de su posición saquearon el estado y lo violentaron.

Allí está el ex operador del morenovallismo, Eukid Castañón Herrera, o el mismo ex auditor Francisco Romero Serrano, socio del hoy detenido, director del Diario Cambio, Arturo Rueda.

Todos ellos, dedicados a la amenaza velada, al chantaje y al escándalo público.

El fin de semana pasado, Rueda fue detenido en la CDMX -en Polanco-, poco tiempo antes de contraer nupcias.

Tarde que temprano tenía que suceder.

Porque solo se autonombró como “el administrador de la reputación de los políticos” y no un vendedor de tlacoyos.

Apenas hace unos días se mofaba, como siempre lo ha hecho disque haciendo periodismo, de la Fiscalía General del Estado (FGE) y de su posible detención.

Lanzó, incluso, una amenaza pública al gobierno.

Nunca imaginó que sería detenido, por lo que incluso retó a las máximas autoridades judiciales a hacerlo.

Al supuesto periodista, no hay duda, lo llevó a la cárcel su abuso del poder, su arrogancia y su falso blindaje por ser “el cuarto poder”.

Es muy lamentable su condición pero él se lo buscó.

Ahora “Arturo N” tiene una cucharada de su propio chocolate.

Que lástima, pero la ley es la ley.

Todavía intentó acusar -sin pruebas- al diputado local del PRI Jorge Estefan Chidiac del asesinato de la abogada y activista Cecilia Monzón Pérez. Cosa más alejada de la realidad y una locura para intentar librar la cárcel.

Ojalá que la detención y encarcelamiento de Rueda sirvan como llamada de atención para aquellos que ven en el noble oficio del periodismo una forma de extorsión, abuso y enriquecimiento ilícito.

Una manera de acceder al poder y al dinero público utilizando el chantaje.

Porque lamentablemente la escuela de periodismo de los dueños de la verdad sí existe y es toda una realidad.

Sólo basta revisar y monitorear los medios en Puebla para darse cuenta que el estilo de Rueda permea entre quienes son y fueron sus cercanos.

Los adjetivos, apodos y ofensas de todo tipo abundan en las notas, cabezas y reportajes de muchos medios encabezados por la escuelita del supuesto periodismo de la verdad.

Cómo olvidar aquellas cabezas como “Rata Ramírez”, “Cinismo total”, o la de CHTM; y cómo no citar algunas frases y adjetivos de sus alumnillos como “el inútil de Nacho Mier”, “el pillo de Esparza”, en fin.

Alumnillos, por cierto, que primero felicitaban a Rueda por haberlos enseñado, guiado e impulsado, pero que ahora son algunos de sus críticos más férreos, de esos que se dicen periodistas irreverentes e incomodos.

No tienen tantita vergüenza.

De esos que pegan, negocian y suavizan su pluma “sin compromiso”.

Los que utilizan y pisotean la amistad por tres pesos.

Corrieron al maestro pero se quedaron los alumnos.

Esperemos que, por bien del gremio, el periodismo se dignifique y se profesionalice.

La competencia no es mala, al contrario, pero da vergüenza cuando se utiliza como comodín, y más aún cuando sirve para atacar a otros periodistas sólo por dinero.

Por algo nadie del gremio ha salido en defensa de Rueda.

No por nada Ignacio Mier Velasco, líder de la bancada de Morena en la cámara de diputados, ya lo dejó solo.

Ahora sí, que se siga riendo y burlando de los demás.

—————-

Nota nacional, el asesinato de Cecilia Monzón

El fin de semana pasado Puebla volvió a la nota roja nacional, ahora por el lamentable y aterrador asesinato de la abogada, activista y defensora de las mujeres poblanas, Cecilia Monzón Pérez.

Hay que destacar que la asesinaron al puro estilo del crimen organizado: dos sujetos, a bordo de una motocicleta, la vigilaron, la siguieron y en el momento que bajó la velocidad e hizo alto la asesinaron de al menos 6 balazos.

Que grave que esto suceda en Puebla.

Y más aún cuando se trata de una madre soltera y defensora de las causas justas.

¿Qué diablos sucede en el estado?

¿Hasta cuándo van a reaccionar las autoridades encargadas de la seguridad de los poblanos?

¿Qué sigue, o más bien, quién sigue?

Que Dios tenga a Cecilia en su Santa Gloria.

Y lo más importante, que a su hijo el cielo lo ilumine y le haga justicia.

Qepd.

poncharelazo@yahoo.com.mx

En twitter: @poncharelazo

Facebook: Alfonso González

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here