La directora del Centro Fray Julián Garcés, Alejandra Méndez Serrano señaló que urge implementar un modelo educativo generalizado en el nivel básico de educación para evitar que la problemática de la trata de personas siga creciendo en la entidad.

Señaló que, el Centro Fray Julián ha implementado un piloto de este modelo desde hace 5 años en ocho escuelas secundarias y una preparatoria, el cual ha dejado muy buenos resultados, por lo que consideran se pudiera tener mayor alcance si se implementará en todos los niveles educativos de la entidad.

Mencionó que es un modelo basado en la prevención de la trata de mujeres y niñas, abarcando temas de violencia y trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual como una forma extrema de violencia; esto con el fin de des normalizar la violencia, y por consecuencia poder prevenir la trata.

“Trabajamos parte del modelo educativo que tiene que ver con abarcar temas  sobre masculinidades no violentas, construidas dentro de una cultura patriarcal machista, que son sistemas de dominación que no permiten la vivencia de los derechos de las mujeres, y en ese sentido, hay un modelo económico que es el neoliberal que todo cosifica”.

Detalló que en los municipios en los que actualmente trabajan con el modelo piloto son San Pablo del Monte, San Luis Teolocholco, la Magdalena Tlaltelulco, Acuamanala, San Cosme Mazatecochco, Papalotla, Zacatelco y Españita, lugares donde se ha identificado este problema social de la trata de personas.

La líder de la Asociación Civil destacó que el Centro Fray Julián ha acompañado a 810 promotoras y promotores en la prevención de la violencia y la trata de mujeres y niñas, de 2015 a 2019.

“A lo largo de estos 5 años hemos visto grandes resultados, las mismas trabajadoras sociales y directivos de las instituciones educativas, nos han compartido que los chicos ubican las formas de violencia y comienzan a regular sus conductas, lo que permite que el nivel de violencia baje y disminuya. El modelo educativo consiste en capacitar a un grupo de promotores y promotoras de las escuelas que tengan un alto perfil de liderazgo y que quieran trabajar ante estas problemática, para capacitarlos durante un año acerca de las formas de violencia, el mito del amor romántico, masculinidades no violentas y la trata como una forma extrema de violencia”.

Por lo anterior, refrendó que su iniciativa es que este modelo educativo sea una política pública, como un modelo o estrategia establecida desde la Secretaría de Educación Pública en el Estado (SEPE), para trabajar en un proceso de mediano y largo plazo desde nivel kínder a la preparatoria, para trabajar los cambios de conducta más que el aprendizaje de conceptos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here