Valor & Ideas

José Miguel C. Núñez Núñez

“Al diablo las instituciones”. Todas y todos, en México y en el mundo, sabemos quién lo dijo. La cuestión es que “Los terroristas no quieren cambiar al mundo, sino hacerlo explotar” (Gabriel Careaga).

“La personalidad del terrorista expresa un sentimiento mágico de que sus actos riesgosos no lo van a llevar a la autodestrucción. No piensa en términos del peligro en sí mismo, sino en la trascendencia mítica de sus actos. Su conciencia está justificada por su labor mesiánica de salvación social.” (Ibid)

“El terrorismo… significa la violencia calculada; se encuentra por todas las partes en donde aparece… El terror es el peligro que se teme; la inseguridad que se vive… El terrorismo se hace del terror… uno es instrumento del otro; coinciden en fortalecer un sistema que domine a través del miedo… de la generación de sentimientos de angustia… ante la proximidad de sufrir algún daño físico o moral. El terrorismo es producto… de la técnica, de la información y de sus medios; se hace de éstos a fin de propagar sus decisiones… Funciona donde existen redes de comunicación… donde… aplicar su acción aterradora, dramatizando su violencia producto de sus convicciones extremas. La política que aplica es la de la tragedia humana; la del asesinato y la sorpresa fatal…” (Héctor Rivera Estrada. Aspectos en torno a la idea del Estado de Derecho”. Instituto de Estudios Legislativos de la LIII Legislatura del estado de México)

“… lo que a primera vista puede parecer falta de objetivo es la verdadera finalidad… esparcir el miedo y la inseguridad… mantener una constante incertidumbre…” (Gabriel Careaga)

Lo anterior pudiera parecer exagerado y sin embargo: ¡está sucediendo! Cada mañana, la expectativa en México es: ¿Y ahora quién va a ser sentenciado?

Cada mañana, las leyes y la Constitución pueden salir volando, hechas añicos. Y nadie, o casi nadie, dice algo. Algunos o muchos, hasta aplauden. Entre estos últimos, hasta abogados hay y desde luego, legisladores.

El problema es que tanto el presidente como los legisladores, protestaron, al asumir sus cargos: ¡cumplir y hacer cumplir la Constitución! ¡Para eso se les eligió!

En ya casi tres años de gobierno, no hay un solo sentenciado en materia de corrupción y tanto que se llenan la boca hablando en contra de ella, siendo que hay multitud de evidencias públicas de que la corrupción y los corruptos siguen, gozan de cabal salud. Andan libres.

Lamentable que en estos momentos no estén vigentes los principios de la responsabilidad del titular del Poder Ejecutivo en materia de cumplimiento de la Constitución y de las leyes que de ella emanan, como si lo estuvieron en la Constitución de 1857.

Y sin embargo, esa irresponsabilidad vigente, no lo faculta para hacer de la Constitución y de las leyes derivadas de ella, lo que le plazca. Si hay una responsabilidad y también en su momento, una consecuencia.

Que el Congreso de la Unión esté aprobando iniciativas presidenciales, sin cambiarle ni una coma, no es solo la expresión de la dictadura perfecta, es también la entronización en México, del terrorismo como forma de gobierno. El legislador que se atreva a cambiar la coma de lugar, es sentenciado al ostracismo, quedando fuera de todos los arreglos, convenios y demás canonjías y privilegios de que gozan los fieles y aliados de la 4T. ¡Nada nuevo! Que conste.

Al final de este episodio de terror abierto por la 4T, pero si siquiera al final, ya desde que inició esta administración federal, México, el pueblo de México, los pobres de México, están pagando los daños y perjuicios por las cancelaciones de tantos contratos en obras y en adquisiciones (estos son el Fobaproa de la 4T), señalados desde campaña de corrupción y que hasta el momento no hay ni un solo sentenciado por esas obras o esas adquisiciones que dijeron que se caían de corrupción.

Solo baste mencionar que derivado de esas cancelaciones, los niños mexicanos con cáncer, no pudieron continuar con sus tratamientos y murieron. En igual forma, seguramente ocurrió con otros pacientes, con otros padecimientos.

Lo que estamos viendo hoy, es el terrorismo de Estado en acción:

En contra del INE, una de las instituciones de la Democracia. Institución nacida en oposición al priato (en su momento IFE) y que fue lo que ayudó a iniciar la transición de México hacia la Democracia, hace apenas 25 años y que en 2018 avaló la llegada al poder del actual presidente de la República. Tan lesivo para la Democracia como para la República el ataque al INE, que Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), calificó de “absolutamente despreciables” las presiones recientes contra los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE). (Facebook Live “Siguiendo la huella del dinero en la época electoral”, que forma parte de la serie #Decisión2021 organizada por Expansión Política).

En contra de la autonomía del Poder Judicial, al punto que Bernardo Bátiz, consejero de la Judicatura Federal (propuesto por el propio presidente López Obrador), no pudo evitar reconocer que la ampliación del periodo de la presidencia de Arturo Zaldívar, aprobada por el Senado. “Fue una sorpresa…” y subrayó: “Sí hay una contradicción con el 97 (de la Constitución) que establece que el presidente de la Corte se elige cada 4 años”. (aristeguinoticias.com)

La 4T ¿Está haciendo explotar a México?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here