El té verde es una planta que pertenece  a la familia Téacea  originaria  de la cultura oriental, es consumido desde más de 5,000 años en países como China y Japón es gracias a la antigüedad de consumo alcanzo una gran popularidad y comenzó a ser usado en todo el mundo.

 

Entre las características más distintivas del té verde es que a diferencia del té negro no se deja fermentar cuando es procesado, por lo que conserva sus ingredientes activos y su sabor suave, conservando sus propiedades antioxidantes.

 

¿Cómo cultivarlo en casa?

 

Para cultivar una planta de té verde nosotros mismos, es necesario tener un espacio que cuente con sol y sombra, un buen sustrato o tierra que sea de neutra a ácida. Es cierto que se pueden comprar semillas de esta planta, pero hay que ser pacientes pues tarda de dos a tres años en dar hojas.

 

Siempre será mucho más fácil comprar la planta con un tamaño pequeño o mediano y plantarla, se debe cavar un hoyo  y plantarla sin presionar demasiado después humedecer la tierra y colocar una capa de composta orgánica que tenga entre 5 y 15 cm de altura.

 

Una vez plantada se debe cuidar de la manera correcta para que crezca lo más sana posible y de esta manera pueda conservar sus propiedades al momento de realizar un té o infusión con sus hojas.

 

Esta planta necesita agua en grandes cantidades  para desarrollarse ya que de lo contrario puede secarse por  la exposición al sol. Es importante regarla de dos a tres veces por semana.

 

El fertilizante es sumamente importante para que crezca fuerte y sana, debiendo agregar un fertilizante seco a medida que la planta crece, de preferencia cada sesenta días durante el verano.

 

La planta de té verde necesita una poda regular para mantenerse verde, controlando su forma  y tamaño de esta manera dará una mejor cosecha.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here