Luego de que se girara una orden de aprensión contra el exfiscal general de Veracruz, Jorge Winckler Ortiz, el exgobernador Javier Duarte comentó a través de Twitter, que “se cosecha lo que se siembra, y esto es el principio de lo que seguramente será una buena zafra“.

Ello, luego de que un juez de Distrito giró una orden de aprehensión contra Winckler, quien fue separado del cargo por el Congreso local de la entidad.

El delito por el cual se gira la orden de aprehensión es el de privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro en contra de Francisco “N”, exfuncionario duartista que solicitó juicio político contra Winckler.

En el mensaje, Duarte añadió que no es ”partidario de las venganzas, esos métodos son de los gánsteres, soy fiel creyente de la justicia”.

Preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México desde septiembre de 2018, el exgobernador acusado de asociación delictuosa y lavado de dinero, se mantiene muy activo en dicha red social.

Apenas en agosto pasado, lamentó a través de su cuenta una agresión ocurrida en un bar de Coatzacoalcos, el cual cobró relevancia, ante lo cual aclaró que se comunica vía telefónica con terceros, quienes publican sus mensajes.

Una presunta orden de aprehensión contra el exfiscal de Veracruz y cuatro de quienes fueron sus colaboradores circuló el fin de semana en redes sociales.

El documento difundido señala que la orden de captura es por el delito de privación ilegal de la libertad en su modalidad de secuestro.

De acuerdo al texto, el proceso penal sería el 296/2019, y está dirigido a Manuel Medel Hernández, Fiscal Adscrito a la Unidad de procuración de justicia.

La orden de aprehensión que circula por redes sociales incluye también al exfiscal de desaparecidos y fiscal regional de Xalapa, Luis Eduardo Coronel Gamboa; el fiscal anticorrupción, Marcos Even; Roberto Mora Mil, Sergio García Celis, y Uriel Rodrigo González por su presunta participación en los hechos.

Winckler llegó al cargo de Fiscal de Veracruz durante el gobierno de Miguel Ángel Yunes; se encargó de la investigación de los robos y abusos cometidos en la administración de Duarte de Ochoa y, en los últimos meses, había mantenido un conflicto con actual gobernador, Cuitláhuac García, el cual lo consideró un estorbo al no poder imponer a un fiscal políticamente afín.