El Banco de México (Banxico) prevé una recuperación modesta en las perspectivas de crecimiento económico de México en 2020, según la opinión de la mayoría de miembros de su junta de gobierno.

Entre los factores de la recuperación destaca la aprobación inminente del Tratado de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y la baja probabilidad de que se repitan eventos negativos ocurridos en 2019, señalaron los miembros en la minuta de política monetaria divulgada este jueves.

La junta señaló que “en un entorno de marcada incertidumbre“, el balance de riesgos para el crecimiento continúa sesgado a la baja, aunque destacó que la misma se ha reducido ante la próxima ratificación del T-MEC.

Esta ratificación del T-MEC en el Senado de Estados Unidos podría mejorar el panorama para la inversión, sin descartar los retos “no triviales” para su implementación, por lo que no es evidente que en el corto plazo se reactive la inversión privada.

Además, algunos miembros de la junta sostuvieron que se prevé una recuperación moderada del consumo privado, impulsada por la confianza del consumidor, los ingresos por remesas y la masa salarial.

A partir del 1 de enero de 2020, en México el salario mínimo aumento un 20 por ciento y pasó de 102.68 a 123.22 pesos.

La mayoría de los miembros de la junta del Banxico indicó que las expectativas de inflación para 2020 subieron ligeramente de 3.46 a 3.5 por ciento, de acuerdo con información conocida antes del aumento al salario mínimo.

Respecto a los riesgos internos, la junta del Banxico destacó la incertidumbre acerca de la calificación crediticia de Petróleos Mexicanos (Pemex), cuya potencial pérdida del grado de inversión tendría en las finanzas públicas y la deuda soberana.

El grado de inversión de Pemex se ha mantenido y disminuido su prima de riesgo debido al apoyo del gobierno, a las operaciones de refinanciamiento y recompra de deuda y al incremento en la producción petrolera. Además consideraron necesario reforzar las perspectivas crediticia de la empresa. EFE