La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, aclaró que deberán continuar operando al 30% de su capacidad y al 40% si cuentan con espacios al aire libre

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, informó que se ampliará el horario de atención de los restaurantes de la Ciudad de México a partir del 1 de agosto, por lo que ahora será de 07:00 a 22:00 horas, ante la pandemia de coronavirus. Sin embargo, aclaró que deberán continuar op

“Hemos hecho un análisis de los restaurantes de la ciudad, la mayoría de ellos no han llegado al 30 por ciento de ocupación y consideramos que es viable que se puedan abrir desde temprano, a las siete de la mañana hasta las 10 de la noche, hasta ahora era a las 11 de la mañana”, dijo.

En conferencia, la mandataria también dio a conocer que la próxima semana se reanudarán labores en el Poder Judicial de la Ciudad de México con medidas de sanitarias y otras como uso de ventilación natural en oficinas, horarios escalonados y jornada de labores reducida. Además, también se abrirán algunas ventanillas de atención ciudadana.

Reiteró que los trabajadores del gobierno capitalino que no atienden áreas prioritarias regresarán a sus labores hasta octubre, “y se realizará una nueva revisión de acuerdo a cómo sea la evolución de la pandemia y si es necesario se pospondrá nuevamente”.

La capital del país se mantiene por sexta semana en semáforo naranja, pero del 3 al 9 de agosto se activará alerta.

Ante la ‘nueva normalidad’, la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) lanzó el protocolo Mesas Seguras que establece las pautas de operación, dicho plan considera las siguientes medidas:

  • Desinfección “exhaustiva” del inmueble, en especial el área de sanitarios. Se promoverá la reserva en línea.  Uso de tapetes sanitizantes.
  • Mantener las puertas abiertas para permitir la ventilación.  Las mesas podrán tener como máximo diez comensales.
  • Desaparecerán los servilleteros, acrílicos o decoraciones.  La mantelería se deberá cambiar después de cada servicio.
  • Los menús deberán ser digitales, desechables, en pizarra o a través de medios tecnológicos.
  • Los bufets y barras de alimentos deberán contar con cubierta anti-estornudos y una persona servirá la comida al comensal.
  • Se fomentará el pago en línea.

De acuerdo con los lineamientos, cuando el semáforo esté en amarillo, es decir, cuando la ocupación hospitalaria por pacientes de coronavirus sea menor al 50 por ciento, los restaurantes podrán operar al 60 por ciento de su capacidad.