Un 16 por ciento de los nacidos en Cuba en 2019 fueron dados a luz por madres adolescentes de acuerdo a estadísticas citadas este domingo en medios estatales de la isla.

La tasa de fecundidad adolescente el pasado ejercicio fue de 52,3 nacimientos por cada 1.000 jóvenes cubanas entre los 15 y 19 años de edad.

Ese indicador ha mostrado una tendencia al aumento a partir de 2017 en el país caribeño, después de que en 2005 el embarazo en adolescentes reportara un descenso importante con 44,9 nacimientos por cada 1.000 mujeres adolescentes, según ha publicado el Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Un artículo del periódico estatal Juventud Rebelde cita a la subdirectora del Centro de Estudios Demográficos (Cedem) de la Universidad de La Habana, Matilde Molina, quien opina que no hay un único factor que explique el tema de la fecundidad adolescente.

En ese sentido la psicóloga considera que para comprenderla se deben realizar estudios intersectoriales.

Asimismo, identifica un patrón a partir del cual las adolescentes negras, con bajos niveles socioeconómicos, no vinculadas al estudio y trabajo y sin vínculo conyugal, son más vulnerables a presentar embarazos tempranos.

Otro aspecto fue valorado por la responsable del Grupo de Trabajo para la salud adolescente del Minsap, Francisca Cruz, en el sentido de que la mortalidad materna en adolescentes es baja y que la mayoría de las adolescentes que fallecen durante el parto tienen una condición de salud asociada porque “muchas veces, no cumplen los tratamientos previos para controlar estas condiciones”.

La especialista refirió que el 30 por ciento de los fallecidos adolescentes -debido a complicaciones durante el embarazo, el parto o después- eran hijos de madres adolescentes que no están preparadas para la maternidad y por ello son más comunes las negligencias y accidentes y estos niños se enferman más.

Ambas expertas coincidieron en señalar que urge analizar cuáles son las causas de estos altos indicadores, al considerar que la formación de una familia no es una acción que corresponda a la adolescencia.

También subrayaron que las cifras indican que el 57,8 por ciento de las madres adolescentes dejan los estudios del séptimo al noveno grado, mientras solo el 25 por ciento de ellas alcanza el nivel preuniversitario y la mayoría, el 84,1 por ciento, se desempeñan como amas de casa.