La directiva del León, líder del Apertura del fútbol mexicano, anunció este lunes que jugará su próximo partido del torneo Apertura 2020, ante el América, en el estadio del Necaxa, en Aguascalientes, luego de que el anterior dueño del equipo tomó posesión de su sede.

Jugaremos nuestro próximo partido a puertas cerradas en la ciudad de Aguascalientes, en el estadio Victoria, del Necaxa, al que agradecemos su solidaridad, comprensión y apoyo”, señaló el club en un comunicado circulado en las redes sociales.

El estadio ‘Nou Camp’, sede de las Copas Mundiales de 1970 y 1986 fue entregado hace 20 años a un fideicomiso administrado por el Ayuntamiento de León y el empresario Roberto Zermeño Vargas, entonces propietario del León.

La duración del fideicomiso sería de 10 años, pero en el 2007 el Ayuntamiento decidió extinguirlo de manera anticipada, lo cual propició que en el 2011 Roberto Zermeño Reyes, hijo de Zermeño Vargas, y el empresario Héctor González, interpusieran una demanda para que el estadio pasara a ser suyo.

Después de años de peleas en los juzgados, el año pasado un juez federal otorgó la propiedad del estadio a la asociación encabezada por Zermeño y González, que debieron tomar posesión de la instalación el pasado viernes.

Ese día aficionados del León irrumpieron de forma violenta al estadio para evitar que sus nuevos propietarios tomaran posesión, pero la directiva reveló que se vieron obligados a abandonar su casa.

Siendo líderes del campeonato, haciendo un esfuerzo por mantener en alto el ánimo de nuestra gente, tuvimos que guardar trofeos, títulos, bandera, escudos, uniformes y 76 años de historia, en cajas de cartón”, agrega la nota.

El grupo Pachuca, dueño del León, reconoció que construir un estadio lleva mucho tiempo y aunque han dado los primeros pasos, el camino será largo y complicado.

León tendrá otro partido como local en la fase regular del Apertura, el 2 de noviembre ante el Santos Laguna, y si mantiene su buen rendimiento ganará un boleto directo a la liguilla de los ocho mejores en la que tendrá otros encuentros como local.

La directiva no se pronunció sobre los partidos futuros, aunque dejó claro que no será víctima de los empresarios que ganaron el juicio.

El Club León no será rehén de nadie. Juntos, equipo y afición haremos más grande esta institución”, dijo la directiva.