La relación del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con su principal abogado, Rudolph Giuliani, estaría pendiendo de un hilo, luego de que, según versiones periodísticas, se habría negado a pagar los honorarios por su defensa legal, sobre todo en los últimos días en el que un fallido intento de asalto al capitolio de sus simpatizantes lo ha llevado a la antesala del juicio político.

Dichas versiones acusan que Trump está particularmente furioso con el vicepresidente, Mike Pence, y su relación con el abogado Giuliani, uno de sus defensores más firmes, también se fractura, según fuentes cercanas al letrado.

Trump habría incluso ordenado a sus asistentes que no paguen los honorarios legales de Giuliani y exigió que él personalmente apruebe cualquier reembolso por los gastos en los que incurrió este, alrededor de 20 mil dólares, mientras viajaba para impugnar los resultados electorales en estados clave.

Ayer, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó un nuevo juicio político o impeachment contra Trump por el cargo de “incitación a la insurrección”, luego de llamar por redes sociales a sus seguidores a tomar el capitolio, en un incidente que dejó 5 muertos.