Florida, uno de los tres estados más infectados con la covid-19 en Estados Unidos con cerca de 1,6 millones de casos positivos, es ahora líder entre aquellos con la variante más contagiosa proveniente del Reino Unido, según los Centros para el Control de Enfermedades y Prevención (CDC).

El “estado del sol” es el de mayor incidencia de la nueva cepa, con 46 casos de los 122 que han sido identificados en 20 estados del país hasta ayer lunes, seguido California (40), Colorado (6), Minesota (5), Nueva York (4) e Indiana (4).

Los CDC advirtieron de que es preocupante que la nueva variante podría convertirse en la cepa dominante en marzo, lo que provocaría un aumento en los casos en todo el país.

“Una tasa más alta de transmisión conducirá a más casos, aumentando la cantidad de personas en general que necesitan atención clínica, exacerbando la carga sobre un sistema de atención médica ya tenso y resultando en más muertes”, detalla la agencia sanitaria.

Sin embargo, desde el pasado 31 de diciembre cuando el Departamento de Salud de Florida (DOH) anunció el primer caso de la cepa, el gobierno de Ron de DeSantis no ha vuelta a pronunciarse sobre el hecho.

Los CDC han advertido de que el aumento de la transmisibilidad de esta variante requiere una implementación aún “más rigurosa” de medidas de vacunación, distanciamiento, enmascaramiento e higiene de manos.

Entre tanto, los casos y la muertes se siguen abultando, con 9.816 y 163, en las ultimas 24 horas para un total de 1.589.097 y 24.820, respectivamente, desde marzo de 2020, según el DOH.

Los CDC aclaran que estos 122 casos de la cepa británica se basan en “una muestra de especímenes y no representan el número total de casos” de la variante.

Al aumento de esta cepa en Florida se suma el riesgo que unas 45.000 personas vacunadas con la primera dosis de la vacuna desistan de la segunda debido al temor de peores efectos secundarios graves como dolores de cabeza y musculares y fiebre.

Según las cifras oficiales, 1.031.795 personas han sido inoculadas hasta ayer lunes con los compuestos de Pfizer y Moderna, de las cuales 93.258 han recibido ambas dosis de las vacunas.

La vacunación, por ahora de personal médico, residentes de geriátricos y personas mayores de 65 años, ha sido más lenta de lo que se esperaba.

DeSantis anunció este martes que se habilitaron todas las 67 farmacias de los supermercados Publix de Palm Beach para vacunar, lo que se suma a medio centenar que ya los estaba haciendo en una docena de condados de Florida.

“Este no es solo uno de nuestros condados más grandes, sino que este condado tiene el 25 % de la población de 65 años o más”, expresó hoy DeSantis.

Estas farmacias señalaron que no tienen aún previsto prestar ese servicio en Miami-Dade y Broward, los condados más afectados por la pandemia, con 4.622 muertes de un total de 347.965 casos, y 1.990 fallecimientos de 160.514 contagiados, respectivamente.

Le siguen Palm Beach con 98.692 casos y 2.059 fallecimientos, y Hillsborough, en la costa oeste de Florida, con 93.487 y 1.197 muertes.

El DOH reportó además una tasa de positivos contabilizados en un día del 8,97 % de un total de 107.639 pruebas realizadas el lunes en el estado, uno de tres más afectados del país junto con California y Texas.

El número de pacientes positivos del patógeno que han estado hospitalizados desde marzo en Florida es de 68.478.

Estados Unidos es el país más afectado del mundo por la pandemia, con más de 24 millones de casos de la covid-19 y casi 400.000 fallecidos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.