-Anticovid, free covid y safe covid

Israel y Reino Unido serán los dos primeros países del mundo en iniciar una vuelta hacia una nueva normalidad dentro de la pandemia si, como todo apunta, de cara al verano tendrán al 70% de su población inoculada con la vacuna anticovid.

Ya el premier británico  Boris Johnson está lanzando las campanas al aire: recientemente declaró que sus expectativas pasan por levantar definitivamente las medidas extraordinarias el 21 de junio, en cuanto a restricción de la movilidad y el cierre de los establecimientos  no esenciales.

            Se anticipa que el verano en Reino Unido será más relajado para los habitantes inmunizados mientras se preparan medidas hacia el exterior, relacionadas con la llegada al país de gente que pueda demostrar que también ha sido vacunada en sus lugares de origen así como de gente que todavía no reciba ninguna de las dos dosis.

La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que este año todavía un cúmulo de países continuarán con severas restricciones, tanto para sus ciudadanos, como para la gente foránea; y que no será, sino hasta el verano de 2022, cuando verdaderamente sucederá una relajación de las medidas.

  La nueva normalidad pasará por incluir el uso de la mascarilla -en el día a día- además con la duda de si habrá que adaptar, año con año, la vacuna anticovid tal y como sucede con la gripe estacional.

Los viajeros y el turismo son los dos enigmas de cómo cada país decidirá gestionarlos, lo loable sería que la OMS y la Organización Mundial del Turismo (OMS) lograsen ponerse de acuerdo y proponer un marco común de actuación, al menos una directriz que los países pudiesen seguir sin que se corra el riesgo de discriminar o bien de abusar.

Un pasaporte sanitario para crear corredores turísticos seguros puede dejar atrás a muchos países sumidos en la debacle porque su ritmo de vacunación sea  lento o escaso.

Que surjan especies de guetos inmunizados podrían tener a la larga consecuencias funestas y favorecer que, el mundo, tenga  a muchos países con varias velocidades en su recuperación económica en la que, los más pobres, salgan todavía peor parados de lo que ya estaban antes de la pandemia.

   Hay que poner mucha atención con todas las ideas que surjan en torno a  las inmunizaciones desde los certificados hoteleros anticovid, los establecimientos free covid; las entradas a espectáculos solo para gente vacunada o los viajes en avión safe covid.

A COLACIÓN

Me temo que vamos a secundar lo qué harán Reino Unido e Israel una vez que estén casi todos vacunados, lo hicimos como efecto de imitación en la gestión de la pandemia siguiendo la estrategia de China con sus cuarentenas y confinamientos.

Por lo pronto, las autoridades sanitarias británicas han impuesto para los viajeros foráneos no solo una PCR negativa, sino que sufraguen de  su propio bolsillo una estancia (en alguno de los hoteles cercanos a los aeropuertos) para permanecer confinados siete días por un costo de mil euros más los alimentos. Superado ese trance y quede demostrado que no están contagiados de SARS-CoV-2 podrán entonces iniciar el motivo de su visita.

Por cierto, que en Israel se ha puesto en marcha una tarjeta verde, obtenida a través de una aplicación descargable para todas las personas que ya cumplieron con las dos dosis reglamentarias de las vacunas que así las requieren.

Ese pase digital es la puerta a la vuelta de una normalidad porque la gente puede volver al gimnasio, ir a eventos deportivos, culturales, espectáculos, hospedarse en un hotel… en suma volver a la libertad.

No es difícil anticipar que nuestro futuro inmediato pasará por algo así: un pasaporte sanitario o una tarjeta digital anticovid o como le quieran llamar; a mí me preocupa porque si este año, por alguna circunstancia, no me toca el turno de ponerme la vacuna prácticamente estaré excluida.

Nuestro porvenir está en  manos de las farmacéuticas y del ritmo de fabricación y distribución así como de los esquemas que cada gobierno está diseñando a su entender acerca de quién primero y con qué vacuna deberá ser inmunizado. Ojo: los científicos siguen sin responder si una persona inmunizada también ha  dejado de ser contagiosa… la vacuna evita que uno enferme de coronavirus, ¿y la transmisión?  Entonces los corredores turísticos seguros no serán tan seguros…