El Juventus Turín juega este martes contra el Oporto, en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones, el partido más importante de su temporada, obligado a remontar el 1-2 sufrido en la ida para evitar una nueva “debacle” europea tras las últimas eliminaciones en cuartos contra el Ajax y en octavos frente al Lyon.

El portugués Cristiano Ronaldo, que solo jugó los últimos minutos el sábado en el triunfo por 3-1 contra el Lazio para gestionar energías, es el hombre encargado de liderar la remontada ante un Oporto que en la ida fue superior y pudo llevarse incluso un triunfo más abultado que el 2-1 final, en el que el gol de Federico Chiesa devolvió esperanzas al Juventus a diez minutos del final.

Al equipo turinés, que no gana la “Champions” desde 1996 y que desde entonces perdió cinco finales (1997, 1998, 2003, 2015 y 2017), le vale un 1-0 para pasar de ronda, pero para ello necesita blindar una defensa que en esta campaña ha tenido distracciones problemáticas, también a causa del alto número de bajas.

No hay dudas sobre la delantera titular, con Cristiano que estará acompañado por el español Álvaro Morata, protagonista con un doblete y una asistencia en la victoria contra el Lazio y autor de seis goles en esta Liga de Campeones.

No estarán, sin embargo, el argentino Paulo Dybala, todavía lesionado, el uruguayo Rodrigo Bentancur, de baja por coronavirus, ni el brasileño Danilo Luiz Da Silva, ex del Oporto, ausente por sanción.