La NASA y la compañía SpaceX lanzaron este viernes con éxito desde Cabo Cañaveral, Estados Unidos, la segunda misión comercial tripulada a la Estación Espacial Internacional (EEI) con cuatro astronautas de Estados Unidos, Francia y Japón que relevarán a la primera, enviada en noviembre pasado.

Un cohete Falcon 9 de SpaceX despegó hoy alrededor de las 5:53 horas (tiempo local) desde el Centro Espacial Kennedy para llevar al espacio una cápsula Dragon de la misma compañía a ese laboratorio de microgravedad en el que los esperan otros siete astronautas.

A bordo viajan los astronautas estadounidenses de la NASA Shane Kimbrough y Megan McArthur, así como el japonés Akihiko Hoshide, de la agencia espacial JAXA, y el francés Thomas Pesquet, de la Agencia Europea Espacial (ESA, por sus siglas en inglés).

Es la primera vez en más de 20 años que un equipo de la NASA, la ESA y JAXA vuelan juntos.

El propulsor del cohete, visiblemente sucio, pues ya se había usado noviembre pasado para el lanzamiento de la SpceX Crew-1 a la EEI, aterrizó unos nueve minutos y medio después en la plataforma marítima “Por supuesto que todavía te amo” (Of course i still love you) en el Océano Atlántico tras desprenderse de la segunda etapa de cohete Falcon 9.

Tanto el propulsor, como la cápsula Dragón utilizada hoy ya habían sido utilizadas en sendas misiones a la EEI.

Esta reutilización, para abaratar los costes, es clave de la alianza de compañía de Elon Musk y la NASA para multiplicar los vuelos a la EEI para avanzar en experimentos científicos y en las futuras misiones a la Luna y Marte.

Minutos después del aterrizaje del propulsor la cápsula Dragon se separó de la segunda etapa y está ya viajando por su propia cuenta, informó la NASA en su transmisión del despegue que comenzó desde cuatro horas antes del lanzamiento.

Precisó que la nave está volando a 17 mil millas por hora o 27 mil kilómetros.

La agencia federal estadounidense prevé que la cápsula se acople a la estación espacial aproximadamente a las 5:10 horas (tiempo local) del sábado.

Se trata de la segunda de las al menos seis misiones que SpaceX realizará a la EEI en razón de un contrato de 2 mil 600 millones de dólares firmado con la NASA en 2014.