Un tribunal de Moscú aplicó hoy una nueva multa a la red social Twitter por 19 millones de rublos (casi 5.2 millones de pesos mexicanos) por no eliminar contenido prohibido en la ley rusa, informó el servicio de prensa de la Corte.

El tribunal de distrito de Taganski evaluó este jueves seis casos administrativos contra Twitter y multó al gigante de internet estadounidense por cada una de las infracciones con cuantías que suman 19 millones de rublos, según señaló en su canal oficial de Telegram.

En abril, Twitter ya fue sancionado con un total de 8.9 millones de rublos (2.3 millones de pesos) por no haber eliminado contenido prohibido, como incitación a menores al suicidio, pornografía infantil, consumo de drogas o llamamientos a participar en protestas no autorizadas, como las que tuvieron lugar en apoyo del líder opositor ruso, Alexei Navalny.

Además, el regulador ruso de telecomunicaciones, Roskomnadzor, ralentizó parcialmente la red social, sobre todo la publicación de fotos y vídeos, por incumplir con la normativa nacional.

En total, la red social tendrá que hacer frente a una multa de 27.9 millones de rublos. Además, un tribunal de Moscú multó este martes a la red social Facebook con 26 millones de rublos, y a Google con 6 millones de rublos.

Y el mismo tribunal sumó este jueves más multas a Google de 3.5 millones de rublos y a la aplicación china TikTok , por 1.5 millones de rublos, que ya había sido multada con 2.6 millones de rublos. Previamente también fue sancionado el servicio de mensajería y red social rusa Telegram, con 5 millones de rublos.

En medio de su ofensiva contra los gigantes de internet, a los que acusa de vetar contenido de medios estatales, Rusia prepara una ley que obligaría a líderes tecnológicos extranjeros a abrir una oficina plena en el país y a cumplir ciertos requisitos para poder ejercer su actividad en territorio ruso.

Los responsables de estas oficinas deben poder representar completamente los intereses de sus matrices, de manera que tendrán que asumir la responsabilidad si violan las leyes rusas y ser la principal vía de interacción con los reguladores rusos.

Según la agencia Interfax, si las grandes empresas tecnológicas decidiesen ignorar los requisitos para trabajar con audiencias en Rusia, entonces se enfrentarían a una serie de medidas de castigo.

Las sanciones más graves serían un bloqueo parcial o total de sus actividades. El proyecto de ley prevé además la posibilidad de que las autoridades rusas bloqueen resultados de búsqueda en internet o limiten los pagos de usuarios de Rusia. Asimismo introduce una prohibición a la distribución de anuncios rusos sobre la empresa sancionada y de la propia compañía en Rusia.