Personal del Ejército Mexicano creó el refugio “Los Perritos de Santa Lucía”, implementado para rescatar perros callejeros que deambulan en el interior de las obras que se realizan en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) y donde se les brinda atención veterinaria y alimentación.

El refugio, que actualmente alberga 70 canes, fue creado en un jardín de niños que se iba a demoler en el interior de la 37 zona militar, el cual fue acondicionado con el apoyo de personal civil.

Pamela Díaz, la precursora del proyecto y que pertenece a la agrupación de ingenieros de la nueva terminal aérea, afirmó que este es el único proyecto implementado en los campos militares del país, donde con el apoyo del personal de Ejército Mexicano se les brinda a los animales rescatados atención veterinaria. Incluso a algunos canes se ha tenido la necesidad de intervenirlos quirúrgicamente, debido a que sufrieron lesiones principalmente por atropellamiento.

Nació por la problemática que aquí se vive, por la sobrepoblación de perritos en todo el polígono, ellos deambulaban libremente en las obras del nuevo aeropuerto y el personal que labora les daba comida, por lo que ellos se sintieron seguros y llegaron más”, indicó.

Destacó que al crecer esta problemática, hubo varios accidentes con los canes por lo que surgió la idea del refugio, y luego de dialogar con el personal militar se accedió a su creación.

Soraya, una perra que llegó al refugio con las dos patas traseras fracturadas, ya que fue atropellada por un camión materialista, ahora es una de las más activas y sociables del albergue.

En lo que era la biblioteca del jardín de niños ahora se encuentran los perritos menores de tres meses, y en los demás salones se han acondicionado con materiales reciclados de la construcción del AIFA, espacios adecuados en las jaulas para que tengan una mejor estancia.

La subteniente médica-veterinaria, Karla Lorena Medellín, explicó que todos los perros son esterilizados para evitar que aumenten la población de canes en el lugar.

Después de ser rescatados, los animales son sometidos a una cuarentena obligatoria, los animales adultos son desparasitados, vacunados, y son sometidos a un entrenamiento para determinar qué tipo de comportamiento desarrollan, luego les buscan un hogar para que alguna familia se hago cargo de ellos.

Por sus habilidades, características y comportamiento que lleguen a desarrollar, algunos de estos animales recibirán una instrucción especial para que sean utilizados en labores de supervisión en aeropuertos, aduanas, puertos marítimos o para terapias especiales.

En Senasica (Servicio Nacional de Salud Inocuidad y Calidad Agroalimentaria) pueden ser utilizados como perros de rastreo para que digan esto no puede entrar al país, hay otros que pueden ser ahuyentadores de aves en pistas y los perritos que son más tranquilos que puedan ser perros para la asistencia en la terminal de pasajeros, para la gente que tiene estrés pre y post vuelo” dijo Pamela Díaz.

Actualmente 58 perritos de diversas razas ocupan este espacio de forma temporal y otros 40 han encontrado un hogar en la Zona Metropolitana del Valle de México.

Las personas que quieran adoptar a uno de estos canes tendrán que seguir un protocolo para garantizar que los animalitos sean tratados con amor y cuidado, tal como lo hace personal del Ejército mexicano y veterinarios encargados de su atención.

Este es el único proyecto de su tipo que funciona en los campos militares del país. El personal ha intervenido quirúrgicamente a varios de los canes, principalmente por lesiones que sufrieron al ser atropellados.

Con información de La Jornada y El Universal