El gobierno de México devolvió esta semana a Guatemala los cuerpos de 15 migrantes que fallecieron en el accidente del tráiler que los transportaba por carreteras de Chiapas el pasado 9 de diciembre.

En un comunicado conjunto, las secretarías de Gobernación, de Relaciones Exteriores, de la Defensa Nacional, la Fiscalía General de la República y el Instituto Nacional de Migración informaron que estas personas fueron las que murieron el pasado 9 de diciembre en un accidente de Tuxtla Gutiérrez, al volcarse el tráiler que los transportaba.

Según el Grupo de “Acción Inmediata”, de las personas que fallecieron, 50 han sido identificadas; de éstas, 25 cuerpos fueron trasladados a su lugar de origen y cinco más se repatriarán en el transcurso de este jueves.

Se informó que “estas acciones forman parte de los compromisos asumidos por las autoridades mexicanas en el marco de las actividades del Grupo de Acción Inmediata (GAI) contra la red de traficantes de personas responsables de esta tragedia”.

La información precisa que “los cuerpos de los migrantes fallecidos fueron trasladados a la Ciudad de Guatemala, en un avión Casa C-295 de la Fuerza Aérea Mexicana, y entregados a funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país”.

El operativo fue coordinado entre la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), el Instituto Nacional de Migración (INM), dependiente de la Secretaría de Gobernación, la Fiscalía General de la República (FGR) y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), se indicó.

Las autoridades forenses de la FGR han logrado a la fecha, y con el apoyo de los gobiernos de los países de origen de los migrantes fallecidos, la identificación de 50 personas que murieron en el accidente (37 de Guatemala, 11 de la República Dominicana, uno de El Salvador y uno de Ecuador). De estos, 25 ya han sido trasladadas a sus lugares de origen y 5 más serán transportadas en el transcurso del día.

Se aseguró que “como parte del apoyo a los familiares de las personas que perdieron la vida, el INM cubrió todos los gastos generados por los servicios funerarios”.