Luis Miguel Barbosa Huerta se convirtió este jueves en el gobernador del estado de Puebla. Desde una tribuna colocada en el Auditorio Metropolitano, el primer mandatario de izquierda en la entidad elevó la voz y pronunció el mensaje acostumbrado para estas ocasiones ante la clase política, culminando una ceremonia ya tradicional pero que hoy se convirtió en histórica ante la ilusión generada por su figura política, que es antagónica al PRI y el PAN que por casi un siglo gobernaron en Puebla.

Decenas de personas siguieron, algunas con vítores de emoción, el acto desde la explanada del recinto ubicado en la zona de Angelópolis, mientras afuera policías y elementos de la Guardia Nacional velaban por la seguridad de los asistentes.

Aunque mostró un gesto rígido cuando subió a la tribuna montada para la ceremonia, Barbosa juró el cargo sonriente, acompañado por su esposa, María del Rosario Orozco, vestida de negro y blanco. “La novela de la coyuntura política en Puebla ya terminó. Hoy es tiempo de gobernar para todos. Gobernar para los que votaron por nosotros y gobernar para los que no votaron por nosotros”, dijo en alusión al conflicto poselectoral que libró con la panista Martha Erika Alonso, y ante los representantes del presidente de México, Olga Sánchez Cordero y Marcelo Ebrad, y las más de cinco mil personas que acudieron al acto.

A ellos dirigió un discurso en el que destacó los enormes problemas que enfrenta Puebla, en particular una preocupante situación de inseguridad, económica y de rezago social, pero ante los que subrayó existe capacidad para superar las dificultades.

“No vamos a fallar”

Por casi una hora, Barbosa habló del gobierno que desea encabezar: cercano, con rostro humano, austero, tolerante, incluyente y que aguante la crítica. “Un gobierno honesto, eficaz, eficiente, transparente y que especialmente busque la igualdad y la felicidad de sus gobernados”, expuso.

Más que repetir los errores de viejas administraciones, manifestó que la suya emanada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) será diferente y pondrá al ciudadano en el centro de las decisiones, para recuperar la confianza que se perdió en las instituciones y las autoridades. En ese camino, dijo que se inspirará en un “gigante”, refiriéndose al presidente Andrés Manuel López Obrador. Enseguida retumbó la consigna: “Es un honor estar con Obrador”, dentro y fuera del recinto.

Uno de sus principales retos, planteó, es demostrar a los poblanos que su gobierno sí hará las cosas diferente. “Puebla está esperanzada en el ejercicio de un nuevo poder público. No les vamos a fallar. No podemos fallar”, citó.

“Nunca más el poder como venganza”

En alusión a las prácticas de las que se acusa a administraciones del PAN, el mandatario estatal refutó que nunca más en Puebla se usará el poder con fines de venganza, espionaje, infamia,  persecución o como modelo de negocio y enriquecimiento.

El morenista condenó, sin mencionar nombres, que hubo políticos y gobernantes que sucumbieron a la tentación de controlar la vida política y económica del estado.

“La relación con el poder es muy apetitosa, pero al poder hay que quitarle la frivolidad, la fantochería, el derroche y hasta el miedo que la gente siente cuando ven que alguien más lo ejerce”, espetó.

Y recalcó: “tenemos que ser diferentes”.

Para reforzar su argumento, aseguró que él es un hombre con una vida sencilla y que esto no cambiará. “No soy un hombre de élite, de privilegios. Voy a seguir siendo el mismo y podrán hablar conmigo siempre”, enfatizó ante los gobernadores de Hidalgo, Veracruz, Tlaxcala y Chiapas, que acudieron al acto oficial.

Anuncia acciones en seguridad y economía

Dentro de los primeros anuncios hechos por Barbosa, se encuentra la contratación de más policías y la compra de mil patrullas, además que garantizó corporaciones sin corrupción. “Quien diga que la inseguridad es un asunto de percepción, mejor que diga que no puede”, exclamó.

En materia económica, anunció que se hará promoción de Puebla en América Latina, y se buscarán inversiones en países árabes, Europa, Canadá y Estados Unidos, tras lamentar que la entidad cargue con una deuda de 44 mil millones de pesos heredada por los panistas Rafael Moreno Valle y Antonio Gali Fayad.

En este sentido, dijo que la Secretaría de Finanzas y la Contraloría ya investigan las irregularidades cometidas por los exgobernadores, a fin de fincar responsabilidades si se comprueba un posible mal uso de recursos.

Asimismo, comentó que la Secretaría de Gobernación ya analiza los expedientes de personas encarceladas por delitos del fuero común, pero que pudieran ser “presos políticos”, a fin de que sean liberados.

Recibe báculo de los pueblos indígenas

Muchos fueron los que llegaron a la capital del estado de todos los rincones, en coche, en autobús. Y a pesar de soportar el intenso calor a la intemperie, los controles de seguridad y realizar la caminata para llegar al Auditorio Metropolitano, se respiraba un ambiente de emoción.

Luego de su toma de protesta en el Congreso local y su mensaje a los ciudadanos, Barbosa llegó a la explanada del auditorio, donde se montó un templete, para recibir el báculo de manos de un indígena representante de las 7 etnias originales de Puebla, el cual simboliza el poder y la jerarquía de los líderes.

En medio de un ritual de purificación, el gobernador fue bañado con pétalos de rosas e incienso, como símbolo de respeto.

Durante el acto prehispánico, Barbosa estuvo rodeado por su esposa, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y el diputado federal Gerardo Fernández  Noroña. Todos fueron consagrados y participaron en las plegarias que se hicieron para que el mandatario ejerza el cargo con sabiduría.

“Reciba de nuestras manos y a nombre de nuestros pueblos este símbolo que lo guiará, y recuerde que los pueblos indígenas le entregamos nuestra confianza y nuestro compromiso”, imploraron en medio de danzas y cantos.

En respuesta, Barbosa recalcó que gobernará para todos. “Este ganso no se cansa. Y saben por qué no se cansa, porque me canso ganso”.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre